Caminante no hay camino…

…se hace camino al andar. (Antonio Machado.)
Y no veas si hicimos camino este domingo.

Ya llega la primavera, así que hoy culotte de verano.
Charli no venía hoy, así que tiro directo para el 3JJJ. Voy justo de tiempo y cuando llego ya esperan César y Juan Carlos que no tienen otra cosa que fijarse que en los pelos de punta de mis piernas.
Mierda de primavera, que rasca!!!
César me pone al día:
-Su primo de Barna no viene.
-Dani, si no está cambiando alguna rueda o cualquier otra pieza susceptible de ser cambiada de la bici, ya mismo viene.
-Diego y Tete han pasado con la furgona que iban a la gasolinera a inflar una rueda y ahora venían.
-César a pasado mala noche y suplica ir a Vidreres a almorzar carne con salsa rosa… (Bueno esto último lo mismo no era exactamente así, pero no puedo recordarlo todo al 100%… ¿No?)

Yo esta semana también tengo que estar pronto en casa por compromisos familiares. Tenía pensado no parar a almorzar, pero a César y Juan Carlos también les va bien llegar pronto. Decidimos cambiar un poco la ruta que teníamos pensada y almorzar en Can Giró en vez de en Can Manel. Los móviles echan humo para avisar a los almorcistas motorizados del cambio de planes…

Pasan cinco minutos de las ocho y Diego y Tete aún no han aparecido. Nos ponemos en marcha y nos los encontramos, acompañados de otro ciclista, en la plaza de la biblioteca con problemas en el cambio de una de las bicis. Juan Carlos toma el mando de la situación y en un abrir y cerrar de ojos… O dos… Tiene el problema controlado… Ahora solo falta arreglarlo…
Los demás, mientras, hacemos tertulia.

Y por fin nos ponemos en marcha. Empiezo a dejar caer que en el París Dakar habrá mucho barro, que mejor por la pista y cosas por el estilo, pero como siempre me ignoran y no me hacen puñetero caso. La primera subida al Turó de la Mare de Deu nos pilla con las piernas frías y nos la tomamos con calma… Bueno con toda la calma que es posible tener en una subida. Una vez arriba bajamos casi casi lo subido para encontrarnos con un pedaso de charco que sorteamos por un margen fuera del camino. Y acabando de bajar toca volver a subir y el primer pie a tierra. Empezamos bien.

Salimos al Virgili por donde callejeamos y somos saludados por todos los perros del vecindario. Dejamos atrás el asfaltado y primera parada para reagrupar. Cuando llega Diego nos presenta a Manel, el ciclista que había con ellos en la plaza de la biblioteca. Mas vale tarde que nunca.
Un pequeño descanso en un tramo favorable y una nueva subida de aupa. A Juan Carlos se le sale la cadena al empezar a subir, le paso y antes de llegar a media rampa ya lo vuelvo a llevar delante… Abusón!!!
Ahora si hay un buen rato de buen rodar, lastima de los 200 millones de charcos que nos hacen bajar de la bici en varias ocasiones para poder sortearlos, con cuidado, llenando las calas de barro y arañándonos las piernas con los matorrales… Al menos yo que llevaba el pantalón corto… Eso si, el buen humor que no falte y si hay que acordarse de la familia de alguien se hace… Los múltiples parones hacen que nos vayamos agrupando cada pocos metros y nos volvamos a desperdigar en cuanto hay un pequeño tramo en el que poder rodar.

Cuando ya me esperaba ver aparecer la pista de Mosqueroles aparecen un par de subidas (Mierda de memoria selectiva) que no recordaba. Pedregosas, resbaladizas, rotas… Unas joyas vamos…
Por fin, agrupados, salimos a la pista.
Entre unas cosas y otras se nos ha hecho tarde y se nos está echando encima la hora de almorzar. Le digo a César que tiren y así puedan bajar por Can Pere Poc y yo me quedaré atrás con el que prefiera bajar por carretera. Que si si, que si no, que si todos juntos, que una leche pa ti…
En un momento en que Juan Carlos despista a César por una llamada de móvil, tiro millas junto a Manel para llegar a Mosqueroles antes que los demás y poder elegir el camino que sale desde el pueblo, pero los mu perracos ya me conocen y antes de que me de cuenta ya los tengo encima acechantes.
Diego que se había adelantado empieza a coger el camino bueno, le dan un voz y le hacen dar media vuelta… Por Can Mariona!!!

Esta es la tercera o cuarta vez que afronto este tramo y la última vez me dije que lo tenía que subir enterito sin poner pie a tierra… No se porque me escucho y menos porque me hago caso.
Hoy era el día. Así que con calma, primero a rueda de Juan Carlos y después a mi ritmo, voy arañando metros. Y prueba superada.
Una vez en la pista que va a Can Riera descansillo y reagrupamiento. Nos ponemos en marcha y al poco ya ando descolgado del grupo, Diego algo mas atrás me da el punto de tranquilidad para ir subiendo sin agobios ni prisas.
Al salir a la carretera no hay ni rastro del grupo. Habrán ido por el otro camino. Carretera parriba, no están en el cruce del GR. Bajamos un poco hasta el otro camino y tampoco hay rastro de ellos. Habrán seguido adelante como les dije en Mosqueroles.
Volvemos para atrás y carretera y manta hasta Campins. Las trialeras, senderos, corriols y demás serán muy chulos y emocionantes, pero para tranquilidad y descanso nada como un descenso por la alfombra asfaltada de una carretera. Con ojo eso si, que hay mucho loco suelto por esos mundos de Dios…

Llegamos a Can Giró antes que los intrépidos y los motorizados. Nos aposentamos en la terraza esperando al resto del personal que no se hacen de rogar y aparecen al poco. Ya entablados llegan Esteban, Manolo, Miguel y Ana.
Este es otro de los grandes sitios para almorzar y como se suele decir: “El movimiento se demuestra andando.”
Butifarras, cansaladas, pies de cerdo, cordero, etc… Un buen cava fresquito en porrón. Cafés. Y un precio tan bueno como lo comido.
César nos recuerda que nuestra primera salida conjunta en bici fue precisamente a Can Giró y pide fotos para conmemorar el evento. La cámara no la llevo ya que falla mas que yo, que ya es decir. Por suerte Manolo se ofrece amablemente a hacernos unas fotos con su móvil y a pasarme las fotos… Un día u otro…

Con la panza llena nos ponemos en situación para el último tirón y al pillar la bici… Oh! Oh! Pinchazo en la rueda delantera de mi bici.
Les digo a los del coche que se esperen por si me he de ir con ellos, pero Juan Carlos se pone manos a la obra y me evita el… ¿Mal trago?… De tener que irme en coche.
Que suerte la mía… ¿Eh?
Una vez subsanado el contratiempo a los pedales se ha dicho, hacemos un corto tramo por pista. Dani nos quería hacer pasar por nosedonde, suerte que Tete pone la cordura necesaria para quitarle la idea de la cabeza. Yo estaba cogiendo piedras por si no bastaba con la cordura…
Y un tramo final por carretera para llegar a Sant Celoni, donde me despido de los demás hasta la próxima salida. Hoy hay prisa y ni cervecita, ni na de na.

Datos de la salida:
28.05 km recorridos en 2:10:30 de bicicleta a una media de 12.90 km/h.
Track de la salida.

Anuncios

5 pensamientos en “Caminante no hay camino…

    • hola tripi ,buena salida esta ultima.aunque sea con algun contratiempo!!! nos vemos.gracias por presentarnos hoy a tu colega de tordera.nos vemos!!

      • Esta es de hace dos semanas, la pasada no salí… Aunque viendo el día como despertó y las crónicas pasadas por agua de la mayoría, creo que elegí un buen día para no salir xDD
        Ya le dije que os preguntara a vosotros por las rutas de esa zona, que vosotros la tenéis por mano y seguro sabréis decirle buenas rutas y darle buenos consejos. Lo que pasa es que cuando quiere es tímido el muchacho y le cuesta… 🙂

        Nos vemos.

  1. buenas tripi,gracias por tu comentario de esta semana, como veras,estuvimos cerca de tu zona lugar que me encanta visitar de vez encuando.en cuanto a tu colega de tordera,.tan solo decir que no se corte ni mijita para preguntarnos algo de rutas o ciertas cosas relacionadads con la bike.me gustaria compartir sus historias y porque no, tambien alguna rutilla …. desde que salimos,hemos aprendido mucho de estos caminos tanto,que ahora es la gente la que acostumbra a copiar nuestras rutas y es que encima me siento alagadisima ,nunca aposte porque la gente nos siguiese y mira tu por donde lo gratificante que es compartir.alli,donde nunca un biker fue,estuvimos nosotros primero para luego ya ser sitios de costumbre en las peñas de bikers.de verdad,todo esto me hace mucha ilusion y que gente como vosotros sigais comentando entradas,tras entradas nuestras aventuras.gracias de todo corazon por seguirnos y aportarnos comentarios….muchos abrazos!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s