Mi nueva ruta maldita

Cada cierto tiempo se me atraviesa una ruta y soy incapaz de acabarla. Últimamente le ha tocado a la ruta de Mosqueroles – GR5 – Can Perepoc – Campins.
Cuando no son pitos son flautas y cuando no pitiflautas o flaupitos.
Hasta Mosqueroles bien, ritmo tranquilote. Además Cesar me dejó que esquivara el Dakar y llegáramos desde Palau… Bueno el bien es una forma de hablar. Hasta aquí no iba cómodo con algunos cambios que le había hecho a la bici, pero las fuerzas y la mente aún iban a la par compartiendo objetivo: “Llegar a Can Perepoc”.

Subiendo casa Mariona las fuerzas empiezan a flaquear, pero la mente aún se mantiene en el objetivo. Una vez arriba pongo cara de penita para ver si los convenzo de subir por la pista. Y así me deberían de ver que me hacen caso y subimos por la pista, eso si el último tramo de trialera no hay quien se lo salte y no oso tentar tanto la suerte.

En la pista no me veo sobrao, pero voy haciendo camino. En la trialera, aunque ahora son las fuerzas las que responden, la mente es la que empieza a jugarme malas pasadas y hacerme tener malas sensaciones.
En pocos metros pierdo a Cesar y JC de vista. Me he de bajar en un par de ocasiones de la bici para no irme al suelo de cabeza. Una por torpe y otra porque no se veía un carajo con las gafas empañadas por la humedad que había.
Total que al salir a la carretera de Can Riera de Ciuret ya iba desquiciao y desganao.

En el cruce con la pista del GR5 que nos ha de llevar a Can Perepoc ya hace rato que he tirado la toalla. Y, aunque Cesar y JC intentan convencerme, ya no hay quien me quite de la cabeza el bajar por carretera hasta Campins. Otra vez.
Esta vez me hacen caso y ellos si que continúan la ruta. Con calma me dispongo a bajar por la carretera y pese a estar a finales de junio hace una rasca de narices. Suerte que siempre llevo encima el cortavientos/chubasquero y sin grandes velocidades hago camino hasta Can Giró.

Mientras espero al resto de la expedición ciclista y a Pons y Miguel que han dicho que vendrían a almorzar, tiro de cervecita para hacer tiempo. Un par de tragos al solecito de la mañana y todo empieza a verse de otro color.
Al final aparece Perolo que también se nos une en el almuerzo y disfrutamos de un buen rato de risas y buen papeo.

De Almorcistas 3
De Almorcistas 3

Y algún chupito que otro…
La vuelta sin grandes inventos que hay prisa. Buscamos la pista de bajada a Sant Celoni y a medio camino nos encontramos con una sorpresa.

De Almorcistas 3

Antonio que va dirección a Campins. Saludos y parabienes y continuamos cada cual su camino.
Ya me veo venir las trialeras, pero ahora me toca a mi pasar por el aro y allá que vamos de cabeza. Al final sufro lo justo y ya estamos de nuevo en la pista. Entramos en el pueblo y nos despedimos para la próxima semana.

Unos 26 km en unas 2 horas de bici. A Cesar y JC les habrán salido unos pocos km más.
Enlace al track en Strava.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s