La Creu de Rupit

El viernes César ya nos advertía en el foro de que tocaba Sant Iscle de Vallalta y Juan Carlos sería el guía… Lo malo no es ir, si no como volver…

Como ya había ruta y guía no me he preocupado más del tema. Así que el domingo por la mañana bien tempranito con culot largo, maillot largo y guantes largos… Todo largo… Y suerte, por que a primera hora se agradecía. Paso por casa de Charli, que ya esperaba en la puerta y mientras nos saludamos con los típicos sonidos guturales aparece Pons. Un par de gruñidos más y nos encaminamos al 3JJJ.

No hay nadie cuando llegamos, pero al momento aparecen César y Juan Carlos. Cada cual por su lado. Mientras Juan Carlos saca los trastos de la furgona y se acaba de prepararse comentamos la ruta. Por donde iremos, por donde volveremos, que si yo se, que tu no sabes, lo que yo te diga y esas cosas.

Ya apunto de ponernos en marcha aparece Miguel. Que ¿Que es lo que tengo? Que tengo de to. Tengo las ruedas desinfladas. Los bolsillos llenos de cosas, los guantes por poner y yo que se más… Total, unos momentos más de incertidumbre y desasosiego mientras Miguel a toda pastilla recolocaba todo lo que llevaba en los bolsillos en la bolsa del sillín de la bici, se colocaba los guantes, abrochaba la chaqueta, pedía una mancha y no se cuantas cosas más a la vez… Para que luego duden de la capacidad multitarea de los hombres… Ja!!!

El inflado lo dejamos para la gasolinera, así que nos ponemos en marcha con una pronta primera parada. Y ya que estamos allí casi todos aprovechan el “Hay que ver el Miguel que viene con las ruedas desinfladas”, para inflar las propias… Que digo que muy infladas no estarían… Pero siempre hay niños chicos que paguen…

Y ahora si, tras la maratoniana sesión de inflado ruedil nos ponemos, ahora de verdad de la güena, en marcha. Cruzamos la carretera, poligoneamos y por el puente del Allue nos encaminamos a Can Draper para enfilar la ruta. Juan Carlos y Pons abren el grupo y nos sacan unos metros, Charli y yo los seguimos en la distancia y César y Miguel nos siguen de cerca. El frío se hace notar al empezar a rodar y aún llevando guantes de invierno noto como los dedos se van quedando helados.

Las lluvias de estas últimas semanas se empiezan a notar, las pistas blanditas se agarran bien a las ruedas y de tanto en tanto hace aparición algún que otro charco. Los primeros charcos con cuidado se van esquivando, pero al rodar en paralelo alguno te comes. Y una vez has pisado el primero los demás por el medio. Sin contemplaciones!!!

Al llegar a la primera rampa la bicicleta de Pons empieza a hacer la tuna y cras, cris, cros!!! Y se queda.

-¿Que le has dicho a Pons? Juan Carlos.- Bromeamos.

Sube y baja habitual de calentamiento para entrar en Olzinelles y una vez en la carretera nos avisan de que esperemos. Suerte, porque estoy helado. Lo de Pons son problemas con el cambio, no el radiocassette, y parece que no se solucionan. Juan Carlos improvisa un soporte con una rama y el contenedor de basura, saca las herramientas, improvisando un taller y se pone manos a la obra. Mientras, Charli y yo charlamos con un ¿Cazador?… No, no llevaba escopeta… Por lo menos encima. Bueno, digamos con un señor que había llegado allí en coche. Durante el parón vuelvo a hacer entrar en calor las manos. Y en estas llegan otra colla de ciclistas conocidos… Juan Pedro, Juan, Pablo y uno más que no recuerdo el nombre… Tres de cuatro, voy mejorando. Hacen una breve parada, parlamentan con Juan Carlos y continúan su camino. Poco después arrancamos nosotros. Ahora me sitúo en última posición cerrando el grupo junto a Miguel. Poco a poco nos van sacando metros y para cuando llegamos a Can Valls no hay ni rastro de ellos. Giramos a la derecha dirección Can Puigdemir y a subir tocan, un par de kilómetros buenos para calentar las piernas.

De primeras me coloco a rueda de Miguel y decido hacer la subida allí cómodamente, pero en algún que otro momento pierdo la rueda y he de dejarlo ir unos metros. Lo de cómodamente no lo es tanto. ¿Otro mal día? Espero que no. Cuando llegamos arriba hay fusión de grupos y parece que llevamos el mismo camino. Tras un pequeño descanso nos ponemos todos en marcha. Can Xarpa, Can Mora y nueva parada para reagruparse en el Pla de Can Mora. En este último tramo Pons se ha unido a la cola del grupo y ya somos 3 los alegres bandoleros. No voy sobrado pero me voy viendo mejor. Rearrancamos y en el cruce de Can Pau Nadal nuestros nuevos compañeros nos abandonan.

-Buff!!! Van fuertes para ir por ahí.- Resoplo.

Nosotros seguimos la ruta inicial, llegamos a Can Poliva y continuamos hasta Can Camps para empezar a bajar. En vez de coger la pista que sale desde Coll Senís como la otra vez, cogemos una que sale mucho antes y que ya había hecho tiempo atrás con Manz. Mucho mejor por aquí, una pista rota y muy entretenida nos deja en Dones d’Aigua. Juan Carlos y César que bajan rápido nos esperaban al final de la bajada. Primero vemos a César esperándonos y detrás de la curva siguiente tapado por unos árboles está Juan Carlos.

¿Estáis peleados?… Ah!!! Si… Que es vuestro estado natural… Lo olvidaba.

Nos ponemos de nuevo en marcha en terreno favorable y pista ancha. Juan Carlos y yo rodamos en cabeza en paralelo comentando la bajada. Dos curvas más adelante aparece un pickup. JC y yo frenamos a la vez, conforme nos acercamos al coche vemos que los tres no pasamos a la vez. Clavo frenos y JC hace lo mismo, el coche ha bajado la velocidad pero no para. Ya casi encima del coche JC deja de frenar y pasa delante.

Bufff!!! Ya me veía en el suelo.

Poco antes de las 10:00 estamos entrando en “La Taverna d’en Sidru”.

La taverna d'en SidruComo viene siendo habitual no me acuerdo de hacer fotos, así que tiro de imágenes de archivo… Que diría aquel…

Cava fresquito con unas olivillas mientras esperamos las butifarras, cansaladas, xai y demás.

Por la ventana veo llegar al grupo de Juan Pedro y compañía.

-¿Habías quedado aquí con ellos?- Pregunto a Juan Carlos.

-No, pero me han dicho que venían a almorzar también aquí.-

Se sientan en la terraza… Esos valientes… Y al parecer como no sirven en la terraza cambian de acera (Literalmente, sin segundas.) y se van al bar de enfrente, también a la terraza.

Tras los cafés y chupitos nos ponemos de nuevo en marcha. Volvemos a juntarnos los dos grupos para la vuelta. Y ahora vienen cuando la matan.

¿Como será la vuelta? ¿Acabaremos como siempre perdidos por medio de esos bosques en senderuchos casi verticales? JC tiene la clave…

De primeras carretera hasta Arenys de Munt. Como siempre después de almorzar, más si es en asfalto y sin mucha subida salgo con ganas y marcando un ritmillo bueno. En Arenys nos reunimos en el cruce y bajamos hasta la riera. Allí nos enteramos que Pons y Miguel han preferido hacer la vuelta por carretera. ¿Cobardes? ¿Sabios?

Nosotros seguimos la riera hasta meternos dentro de un merendero, donde damos la vuelta para continuar de nuevo por la riera… Empezamos bien…

JC pregunta a unos caminantes si vamos bien para el corredor… Seguimos bien…

-No. Es para confirmar.- Nos dice.

Si, si…

Aquí al poco empiezan las subidas y el sufrimiento. La verdad es que es durillo y después de almorzar no es el guión que solemos seguir, pero si hay que ir se va. JC, Charli, César y creo que alguno más se van por delante. Yo me quedo en el grupo de cola.

Tirando de plato pequeño y algún que otro tramo a pie vamos haciendo camino. Vemos ciclistas quitando señalizaciones, le pregunto a uno y es que esta mañana ha pasado por allí una Open Natura y están recogiendo. En un cruce pregunto a dos ciclistas cual pista lleva a la Creu de Rupit y me dicen que las dos… Así que tiro por la que me parece menos mala, sube menos  y parece en mejor estado. Un ratillo más y nos reagrupamos en la Creu de Rupit… Dos tubos haciendo la cruz… No se, esperaba algo diferente… Pero algún sentido tendrá… Además no estoy para mucho turismo, ni siquiera me acuerdo de hacer foto.

Volvemos a los pedales en busca del Suro d’en Burguet, para iniciar el descenso hasta Vallgorguina. No está demasiado lejos y llegamos bastante agrupados. De las dos alternativas que hay decidimos hacer la que acaba de subir ahora y después es todo bajada hasta la Casanova d’en Pibernat. Un poco más de subida y un buen descenso. En la Casanova cogemos la pista de la izquierda que continuando en bajada nos deja en Vallgorguina. Nos reagrupamos en el campo de fútbol de Vallgorguina, para volver a separarnos enseguida. Un grupo se va directo por carretera, hay prisa. Y el resto haremos pista por la depuradora y los viveros hasta el cruce del Corredor.

César, que parece que no ha cagado, no para de refunfuñar. Más o menos como siempre, pero con más insistencia. Salimos a la carretera y de primeras JC quema todas las naves, después Charli y yo continuamos el ritmo y conseguimos ponernos a rueda de un ciclista de carretera que nos llevará hasta el cruce del autopista.

Pasamos por el Pont Romà y nos encontramos a la avanzadilla del grupo limpiando las bicis. Decidimos hacer lo mismo y de paso reagrupar allí. Tras el manguerazo a las bicis vamos en busca de la merecida cerveza de los campeones. César solo piensa en el trono y pasa de cerveza. Nos deja allí y se va cagándose en todo.

Como el tiempo apremia decidimos parar en el kebab que hay delante de casa. Un par de cervezas y cada mochuelo a su olivo que ya ha habido bastante cachondeo y dolor de patas por hoy.

Datos de la ruta

43,15 km recorridos en 3:18:15 de bicicleta a una media de 13,06 km/h.

http://connect.garmin.com:80/activity/embed/53465658

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s