A 40º a la sombra

Este domingo 22 de agosto volvimos a las horas habituales, aún así acabamos siendo Charli y yo los únicos locos que salimos de Sant Celoni… Eso si, otro más loco todavía salía desde Platja d’Aro para encontrarnos más o menos a mitad de camino, en Vidreres, donde habíamos quedado para almorzar.

Para quien dude ese loco no podía ser otro que Juan Carlos (Pantani).

Poco antes de las 8 pasamos por el 3JJJ por si alguien más venía, viendo que se cumplía la hora y no aparecía nadie nos pusimos en camino. Primero al polígono en busca del puente del Allué para cruzar el Tordera y coger la pista que va paralela al autopista. Nada más arrancar ya se adivina que hoy será un día de mucho calor y mucho sudar.

Una vez dejada atrás la zona más irregular de la pista y salir a terreno más llano y amplio nos ponemos a plato, sin ir a saco pero si marcando un buen ritmo. Con lo que llegamos bastante pronto a la altura de Hostalrich, hacemos una expedición exploratoria por una pista que acaba cortada un trozo más allá, deshacemos el camino andado y nos aventuramos a cruzar el río y entrar por los polígonos.

Bufff!!! Cuanto tiempo sin pasar por aquí!!!

Pasamos por las inmensas y desiertas calles del polígono dirección a Hostalrich, sabemos que vamos de cabeza a la subida del castillo, pero vamos felices y contentos como unas castañuelas. La subida se hace un pelo larga pero la subimos sin demasiados problemas, callejeamos a boleo por Hostalrich y salimos a la antigua carretera comarcal, paramos en la plaza y hay un bar abierto… Como vamos con tiempo nos atrevemos con una cerveza mañanera.

Mientras pido las cervezas, Charli llama a Juan Carlos… Está ya en Llagostera, así que va más adelantado que nosotros. Aún así sin explayarnos demasiado en la birra si que nos la bebemos con relativa tranquilidad, para recuperar el tiempo perdido subiremos por la carretera pasando de la pista. Arrancamos de nuevo por la antigua carretera comarcal y bajamos por las curvas que tantas y tantas veces había hecho en coche. La bajada es muy divertida, pero también es rápida y corta. En la carretera volvemos a marcar un ritmo y pronto estamos en el cruce de Maçanet y empiezan de nuevo las subidas. Nos mantenemos agrupados y vamos marcando el ritmo un rato cada uno. En la última subida cada cual hace la guerra por su lado, pero llegamos arriba casi a la par. Volvemos a bajar hasta pasar todo Maçanet y saliendo del pueblo cogemos dirección a la Trety, la subida en coche impone más que en bici, la hacemos sin problemas y en un momento. Dejamos atrás los bomberos, cruzamos la N-II sin problemas y a la primera, entramos en Vidreres y a las diez y poco ya estamos en el Verquin dispuestos a almorzar. Al bajarme de la bici veo que la de Juan Carlos ya está allí y cuando nosotros entramos en la terraza a dejar las bicis lo vemos salir con el periódico bajo el brazo y una coca-cola en la mano.

-Acabo de llegar hace un momento.- Nos explica.

Nos explicamos las aventuras y desventuras ocurridas mientras nos sentamos a la mesa, pedimos el almuerzo y empezamos a almorzar. Esta vez unanimidad en el menú: Calamares plancha. Regados con su botellita de cava en porrón, cafés y chupito de orujo de hierbas para rematar la faena.

Hora y media después salimos por la puerta y nos acordamos del calor que hace en la calle. Uff!!! Que no nos pase na!!!

Una peña de ciclistas que salía también de almorzar entabla conversación con nosotros y se compadece de lo que nos queda aún. En ese momento no me parece tanto.

Nos ponemos en marcha, dejamos atrás Vidreres, cruzar la N-II nos cuesta algo más que antes por la cantidad de coches que pasa ahora y el resto del camino es deshacer lo hecho a la ida. Dejar atrás Maçanet y empezar la bajada a Hostalrich se nos hace un poco largo y el calor empieza a ser agobiante. La bajada nos da alas.

En los tramos llanos Charli empieza a dejarme atrás con facilidad y empiezo a notar el cansancio y las piernas cansadas… ¿Tanto hemos hecho el cafre a la ida?… La verdad es que tal vez he abusado de arrastrar desarrollo, pero es que tras el cambio de piñones, platos y cadena ahora puedo hacerlo. Además llevamos ya unos 50 km y eso también se nota. Abandono el plato y tiro de mediano intentando ir más cómodo y dar un respiro a las piernas. Charli como siempre con su estilo de Verano Azul me deja a la altura del betún y ha de ir esperándome.

Ahora el calor ya es sofocante y se me queda la boca seca todo el rato. El agua de los bidones está ardiendo. No hay una puñetera sombra en la que cobijarse un momento para pasar el sofocón… En fin… Toda una delicia la vuelta a casa… Por suerte si hay gasolineras y paramos en la de Gaserans a comprar agua fresca y quitarnos un momento el sol de encima. Tras refrescarnos y rellenar los bidones con el agua fresca sobrante nos volvemos a poner en marcha.

Vamos tranquilamente sin matarnos mucho, ya que no apetece nada de nada. Un ciclista se nos coloca a rueda y cuando me aparto para darle paso veo que es un antiguo compañero de curro.

-Ostia!!! Chiquitín!!!- Le digo.

Y a partir de ahí hasta Riells i Viabrea entablamos los tres una conversación que por lo menos nos distrae del calor. En Riells el colega se vuelve para atrás y nosotros continuamos hasta la gasolinera de la Batlloria, donde le digo a Charli de hacer un nuevo alto a la sombra. Descansamos un poco, bebemos y nos resguardamos un rato del sol antes de volver a los pedales. Pasando la rotonda de Gualba empiezo a sufrir, los piñones van que vuelan y me voy descolgando a marchas forzadas. Con más pena que gloria llego hasta el Lidl donde, bajo la sombra de un árbol, Charli me espera. Apuro lo que me queda de bidón y acabo también con el poco agua que le queda a Charli.

Nos hemos fundido litro y medio de agua en un tris!!!

Ahora ya en el pueblo nos lo tomamos con calma, cruzamos Sant Celoni de punta a punta y nos despedimos en marcha. Hemos quedado que después de ducharnos iremos a comer al Wok nuevo que han abierto.

Nada más llegar a casa cae un litro de agua fresca, ducha y un par de vasos de gaseosa. Estoy seco!!!

Datos de la salida

70,79 km en un tiempo de 3:38:29 de bicicleta y una media de 19,44

Anuncios

4 pensamientos en “A 40º a la sombra

  1. Joder, que vamos a rueda dice, si sois dos.
    Al pobre Juan carlos lo fundisteis, hacia tiempo que no leia un reporte como dios manda.
    Asi te has de ver??
    Me vengop arriba porque vengo de tomar unas birras con unas birras con tu hermano “para que no llegue borracho solo cuando va en bici”

  2. ¿Vamos a rueda? ¿Donde has leído eso?
    ¿Tu no estás en Menorca? ¿Que hace mi hermano en Menorca?
    Ya le dije que acabaría mal si se juntaba con la misma mala gente que yo…
    Pa lo que hemos quedao!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s