De Sant Celoni a Calella v2.0

En vacaciones hay que quedar cuando se puede y para el miércoles 11 de agosto nos sacamos de la manga una salida a Calella pasando por el Montnegre, como ya hicimos años atrás. Charli, Manol, Ivan y yo integraríamos el grupo. Mi idea ir y volver en bici, pero dejando la puerta abierta a poder volver en tren dependiendo de las circunstancias…

A las ocho menos cuarto Manol ya esperaba en la puerta de mi garaje, salgo con la bici y llega Ivan que aún ha de ir a buscar la bici. Quedamos en casa de Charli. Nos entretenemos charlando un poco y al llegar Charli ya nos espera, Ivan llega al poco y nos ponemos en marcha. Cruzamos Sant Celoni por la Carretera Vella y entramos por el cruce de Renolit (Renolit = Manhusa… Para Charli que parece estar algo despistado… En ese aspecto también.) para encarar la subida a Sant Martí de Montnegre. El conocido primer tramo asfaltado de subidas nos pone sobre aviso de lo que ha de venir, después nos sorprende el hormigonado hasta la entrada del restaurante de Cal Batlle (Hace mucho que no paso por aquí. Lo se.) y ya en tierra continuamos hasta el tramo en bajada que da un respiro a las piernas antes de empezar lo que es la subida a Sant Martí en si. Hasta ahora Charli e Ivan se destacan un poco pero rodamos bastante agrupados. En la bajada Manol e Ivan intercambian sus puestos y en el primer tramo de la subida Charli se destaca fácilmente del grupo. Manol, Ivan y yo rodamos agrupados. Hacemos una primera parada pasado el tramo inicial más duro.

Primera paradaPara Ivan y Manol es una primera salida después de hace bastantes días y ya empiezan a resoplar y farfullar. Charli nos da voces desde un poco más arriba, pero pasamos olímpicamente de el. Cuando nos ponemos en marcha nos lo encontramos dos curvas más arriba de donde estábamos, subido a un terraplén y con el móvil a punto para hacernos unas fotos que podéis encontrar en facebook. Pasamos junto a el, al poco nos da alcance y nos vuelve a dejar atrás. Un par de kilómetros después de la primera parada empiezo a no encontrarme cómodo, como voy el primero del grupo de cola hago un alto y los demás me secundan sin rechistar ni poner impedimento alguno. Un par de tragos de agua, un par de chistes y bromas y vuelta a los pedales. Como no iba cómodo decido bajarme al plato pequeño a ver si ruedo mejor, pero en vez de ir a mejor voy a peor y tras mantener al inicio la rueda de Manol e Ivan acabo descolgándome y perdiéndolos de vista. Me empiezo a encontrar mal y estoy a punto de echar la pota, un nuevo alto para no acabar echándola, unos metros andando, vuelvo a entrar el plato mediano y, aunque sin alegrías, voy haciendo terreno. Antes de llegar a la Creu de Can Ginestar me están esperando, les comento como ha ido la jugada, pero que seguimos adelante. De una manera u otra llegaremos. Acabamos de recorrer los pocos metros que nos separan del cruce y empezamos a bajar, tenemos… Sobretodo tengo… La esperanza de que esté abierto el restaurante de Sant Martí de Montnegre y podamos almorzar algo.

Mi gozo en un pozo. Cerrado y bien cerrado. Por suerte la bajada me ha dado un respiro y empiezo a ir mejor. Seguimos adelante bajando un buen trecho y después volvemos a las subidas, aunque con descansillos. Hay buenos paisajes y me paro a hacer una foto al paisaje, los demás no se enteran y siguen adelante.

Iros, irosLa foto al paisaje no quedó del todo bien… Ni como fotógrafo, ni como ciclista… Menudo futuro…

Recupero el terreno perdido y cuando voy a darles alcance llegamos a la subida y cruce donde romperemos con la vez anterior… Manol se espera en el cruce, pero Charli e Ivan que vienen de otro planeta en el que no se debe escuchar nunca lo que te digan sobre el camino a seguir y en caso de duda elegir siempre que sea posible el camino que nos parezca más erróneo, continúan subiendo. Llego a la altura de Manol y empezamos a dar voces a ver si nos escuchan. Finalmente tiramos de móvil y suerte que hay cobertura. Nuevamente reunidos continuamos por el camino que tenía marcado para hoy. Una bajada suave que nos deja en una, también, suave pero larga, larga subida. Hacemos alto en la font de la Brinxa para reunirnos y repostar agua.

Font de la BrinxaQue si queda mucho, que si queda poco… Consultamos el mapa, que en esta ocasión  también llevaba por no haber podido preparar la ruta en el gps. Y nos quedamos más o menos igual. Volvemos a los pedales y al poco de arrancar hemos de volver a parar porque una máquina está “arreglando” el camino y nos apartamos en el margen de la pista para dejarle paso. El hombre de la máquina nos avisa de que hay un kilómetro que está bastante mal, pero el resto ya lo ha terminado y hay buena pista. Charli va refunfuñando por como está la pista y de lo mal que la está dejando la máquina… “Y ya verás cuando venga el kilómetro ese malo”… ¿Tu has entendido lo que ha dicho? Creo que no, pero lo dejo estar. Poco después lo demuestra volviendo a sacar el tema del kilómetro malo. Sigue en su mundo. Algo más de subida y un poco de bajada nos deja en el Coll de Can Benet.

Coll de Can BenetY vemos que ahora vuelve a venir un tramo en subida. Manolo protesta y tirando de mapa vemos que no ha de ser muy largo. Al ponernos en marcha y empezar a subirlo no sabemos si será largo pero que se las trae se ve desde el primer metro. Por suerte tras la primera curva la pendiente suaviza algo y se puede entrever el aparente final de la subida, que para nuestra alegría es más real que aparente. Empezamos a bajar y aunque hay un pequeño susto en forma de subida… Falso llano diría yo… Viene bajada y de las de mucho rato bajando.

Nos dejamos ir. Charli se va delante, yo estoy entre el soltarme y el esperar, al final ni lo uno ni lo otro. Un corto pero fuerte descenso nos deja en un tramo de falso llano que nos lleva a otro tramo mucho más largo de bajada y parte de el asfaltado. Aún no son ni las once cuando entramos en Calella. Callejeamos un poco y en unas terracitas a las que nos ha conducido Manol nos tomamos unas birras y unas “tapas” por llamarlas de alguna forma. Allí mismo desmontan mi idea de volver en bici y optan por dedicarse al tema bañito en la playa, cervecitas en el chiringuito, comer algo y vuelta en tren.

Así que playa que te crió.

PlayaY tras secarnos al sol del chiringuito acompañados de unas cervecitas y con un cambio de look más playero vamos en busca de donde comer.

PlayerosAcabamos en Pineda en… ¿¿¿Cal Pepet??? Acompañados por Cesar que se acercó en coche a darnos apoyo moral.EntabladosAcabando de comer nos fuimos a la estación a pillar el tren y a casita se ha dicho.

Datos de la salida

El cuentakilómetros me hace el tonto desde hace algunas salidas y no os puedo poner números fiables. Creo que la cosa acabó en los 35 km aproximadamente y algo menos de 2 horas 45 minutos de bicicleta.

[wikiloc src=”1106295″]

Anuncios

2 pensamientos en “De Sant Celoni a Calella v2.0

  1. Ivan y yo venimos de un planeta con gravedad inferior a 9,8m/s2 y eso nos facilita subir las rampas, a cambio de una sensible perdida auditiva…

    cabrones 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s