PowerPato

Como la semana anterior se quedaron con las ganas. Esta estaba más que cantado el destino final de la ruta.

El BELL-LLOC. ¿Sus bonitos paisajes?¿Buena ruta?¿Reto personal?… Puede, pero poco. Lo que manda es un pato con peras y ciruelas que quita el hipo.

El rey de la fiesta

El rey de la fiesta



Salimos de Sant Celoni en busca de la carretera, hacemos todos los tramos que podemos por los polígonos hasta llegar a la rotonda de Gualba. A los pocos metros nos adentramos en una pista que nos lleva hasta Can Pascual. Allí hubo un amago de desistir del empeño y quedarnos a almorzar allí mismo, pero no cuajó.

Fuera chaquetas y demás abrigo, ahora viene lo divertido…

En la rampa de la muerte que hay al poco de empezar Cesar y yo nos apeamos, sin parpadear, antes de empezarla. Miguel y Juan Carlos como unos valientes engaparriba. Miguel se cae, sin consecuencias, tras el primer tramo y ha de desistir. Juan Carlos se queda a pocos metros de lograr la gesta, pero un pedrusco cabezón que no quería apartarse le obliga a dejarlo para otro día.

Nos reunimos al fin de la cuesta y continuamos el recorrido. Sube que te subirás y un poco más para que no falte.

Los descansillos se terminan sin llegar a cogerles el gustillo y vuelta a subir. Confundo un tramo y creo que estamos más arriba. Venga que queda poco, venga que queda poco, venga que queda poco… Hasta que llegamos al tramo que había confundido y me doy cuenta de mi error. Agonizando llegamos al cruce de Can Prat.

Un pequeño respiro y vuelta a subir. Vuelvo a equivocarme en mis apreciaciones, pero esta vez para bien. Tengo en mente que hay más subida de la que realmente hay y antes de darme cuenta estamos bajando.

Cesar y Juan Carlos marchan delante desde hace rato. Miguel, que en el último tramo de subida se vino a mi vera, me acompaña en el descenso.

Al llegar a Riells vemos a Cesar haciendo estiramientos justo delante de la iglesia. Continuamos hasta el restaurante, donde Juan Carlos ya ha pedido y nos espera en la mesa.

Que alegría

Que alegría

Esto si es alegría

Esto si es alegría

Tras el almuerzo y los cafelitos volvemos a las bicicletas. Para volver empezamos por el mismo recorrido por el que habíamos llegado hasta el cruce de Can Prats. Desde allí seguimos el cami vell de Gualba.

Buff!!! Malísimo de bajada, así que de subida ha de ser mortal. Pista ancha, empedrada y sin ninguna gracia. Acabé cansado de bajarla… Imagínate subirla… Salimos en Gualba y siguiendo a Cesar nos metemos por la única dirección prohibida que debe haber en todo el pueblo. Para más INRI un municipal estaba en ella y nos lo recriminó. Si es que…

Bajada por carretera y siguiendo en carretera hasta Sant Celoni.

Total 37 km en un tiempo de 2:34 en bicicleta a una media de 14.42.

Nenazas!!!

Nenazas!!!

Así acabé yo...

Así acabé yo...

Anuncios

3 pensamientos en “PowerPato

  1. No sois torpes para que el municipal de Gualba os diga algo…(no lo vayas divulgando por ahí)
    , si hace 15 dias lo cambiaron por un espantapajaros…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s