Charli and the Diabolic Machine (Bicicleta)

Tras aproximadamente 2 años y 3 meses desde mi última salida, y el posterior robo de mi bici, Joseba me ha prestado la suya y me he decidido a salir de nuevo, con Manz a quemar esas grasas…

La cita es el domingo 4 de Oct.09 a las 08h. en mi puerta, tomo la acertada decisión de salir el sábado hasta la 01:30h, así que me duermo.
Despierto a las 07:45h, ya mosca por haberme dormido, me visto en 2 minutos, y hago todo lo que queria hacer antes de salir, en el proverbial último momento: Ir a por el casco al coche (descubrir la mochilita en él), echar aceite a la cadena, recuperar los botellines, llenarlos con agua del grifo, y no poder enfriarla (puaj) buscar los guantes (tendria que haberlos guardado limpios la ultima vez, eks!) y asomandome por la ventana para comprobar que Manz, the machine aun no habia llegado.

Por suerte o por desgracia, hay cosas que nunca cambian y Manz (anteriormente apodado “fifteen minutes later”, llega a las 08:15´ con un arañazo en el brazo, que no se que le pasó con una enredadera mientras venia. Le ofrezco subir a limpiarse, asi yo ganaria unos minutos, jeje.
Manz me dice que mi llavero pesa demasiado, serán unos 10 gramos, pero dice que estoy fatal de la cabeza!. Haciendo caso omiso cojo el llavero (creo que podré con el!). Tambien comenta que lleva unas galletas para comer a medio camino que va muy bien y tal, o sea que cojo un paquetito de galletas Oreo, que me sobraron del viaje a Valéncia y le digo que me las lleve el, no vaya ser que el peso me parta la espalda, acepta.

Cuando creo que estoy listo, salimos. Manz baja la bici e hinchamos una rueda cada uno (se me habia olvidado). Manz me pregunta si no tengo maillot, ya que voy con una camiseta naranja, le digo que no y si lo tuviera, seguro que no me cabe…asi que vamonos! (que justa es la correa del casco, la aflojo pero me siento como si llevara una soga al cuello y los ojos me salieran de sus órbitas mientras me pongo colorado como un tomate cherry).

Tiramos por el camino paralelo a la dreçera de Palau, mientras me acostumbro a la bici y voy jugando con los cambios, ya detecto el primer problema: La palanca de cambio de piñones tiene demasiado recorrido, el posible que el cable esté flojo ya me lo miraré si me acuerdo…de momento cambiar (bajando) piñones me obliga a retorcer la mano.

Vamos hacia Mosqueroles, que será mi meta y Manz seguira su camino, hacemos una parada recien entrado el camino a Mkroles para subir un poco el sillín, que creo lo llevo bajo.

Las 3 subidas:
: La aguanto resoplando como un caballo, como me cuesta intento encontrar un desarrollo adecuado, pero los piñones cambian raramente en esa bici!, me encuentro haciendo el molinillo luego, me quedo clavado…asi que decido bajarme y subir la segunda a pie (alguna gente dice que en realidad es solo una subida con un descanso, no tienen ni idea, siempre han sido dos y el cambio climático aun no ha unido las rampas).
Paro, relajación y a por la tercera que subo sin demasiados problemas, pero se me oye respirar desde Palau. Tengo las piernas cargadas, la cabeza me va a explotar, necesito beber…paramos, bebo (que rica esta el agua del grifo caliente) y seguimos.
Para mi sorpresa no recuerdo ninguna incidencia desde este punto hasta el final, aparte de algunos breves torbellinos de pensamientos, que se alejan rápidamente cuando me encuentro con un repecho, que se me cae el moquillo y que aunque no apretaba, la correa del casco me iba a arrancar la cabeza, me la desabrochaba pero luego si me caigo que?, o sea que a aguantar
Total, bajamos por carretera, Manz se pone a 65 Km/h. y eso que yo creia que estando gordo como estoy le ganaria, pues ni pensarlo…

Llego a casa, subo la bici a pulso por la escalera y no me cuesta nada, una de las cosas que más palo me daban cuando guardaba la vieja en el garaje, era ir al garaje, desmontar las cosas y subir a casa. Ahora dejo la bici donde me apetece, y desmonto cuando me da la gana…mola!

Voy para ducharme y recibo llamada de Tripi, que está en Can Dolça almorzando. Me visto aunque estoy cansadisimo y voy. Mientras me visto encuentro 2 maillots…y eso que no tenia!

Bocadillo de tortilla y un par de birrillas para cerrar oficialmente la primera salida.

No ha estado mal, ahora a corregir los errores (salir la noche antes, comprar isostar, limpiar los guantes, ajustar el casco, comprobar los cambios, comprar gafas de sol, etc.) para la próxima que será seguramente el domingo 11/10 hacia Olzinelles.

Manz se ha quedado mis galletas…

Anuncios

5 pensamientos en “Charli and the Diabolic Machine (Bicicleta)

  1. Ánimo, que las primeras salidas son duras pero después se agradece.
    Manz me lo encontré cuando el subía para Olzinelles y yo ya estaba de vuelta (Tras otro de mis desfallecimientos.), a ver si os animáis a venir con los almorcistas y hacemos piña.

  2. Bueno, bueno, las galletas no me las he comido te las daré el domingo, jajaja….
    Al final entré por can Draper, luego raices, subí por can Valls, luego por can Mora, can Poliva direción coll botí pero antes de llegar sigo por el desvio del Montllorer, coll botí, dirección can Coll me desvio hacia quatre camins y finalmente vengo a salir por detrás de can Draper… Salida de "23km" (can Draper-can Draper), jajajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s