Almorcismo en Vallgorguina

Saldremos, no saldremos…
Manolo el sábado me avisó de que no podría venir por cosas del curro. Poco antes del clásico, de cuyo resultado no quiero acordarme, llamé a Miguel por si había alguna novedad y si se mantenía la salida.
Me comentó que Juan Carlos tampoco podría venir ya que le había surgido un plan mucho mejor. Que lo de ser 20 era una panacea y que llamaría a Cesar para confirmar si venía o no, aunque a las malas saldríamos los dos aunque fuera solos.
Después de hablar con Miguel me disponía a llamar a Manz, pero antes un cigarrito, me voy a la terraza y está lloviendo… Mierda!!! ¿Ahora que?… Antes de llamar a Manz esperaré por si Miguel dice algo de cancelarlo por las lluvias. Nos pusimos a cenar, empezó el partido que no pudimos ver porque se fue la señal del TDT y se me olvidó por completo la salida en bici y el llamar a Manz.

Madrugando
Por la mañana me asomo a la ventana y veo que caen 4 gotas, pero después de desayunar ya no llueve. Tengo el móvil a mano por si llega el mensajito de cancelación de la salida, pero se acerca la hora y no hay mensaje. Acabo de acicalarme y me voy al garaje a por la bici.
Una vez allí Gonza aparece dispuesto a dar pedales y al poco llega Agui. Casi a las 8 estamos dispuestos para partir.
-¿Hay que esperar a alguien mas aquí?- Pregunta Gonza.
-No. Manolo dijo que no podía venir y a Manz se me ha olvidado de llamarlo.- Contesto.
-Pues vámonos que Juanito seguro que ya espera.- Dice Gonza.
Callejeamos por el pueblo hasta la puerta del 3JJJ. No hay nadie, pero al momento vemos a Juanito que viene de un poco mas arriba.
-Ya llevo un rato dando vueltas para calentar.- Nos dice. -Miguel y Cesar están allí, ahora vienen.
Nos arrejuntamos todos y damos la salida neutralizada.

La Hípica
Cruzamos de nuevo el pueblo y salimos por Can Carreres para ir en busca de Can Draper. Juanito va pletórico y comanda el grupo, aunque hay que ir diciéndole a voces por donde hay que ir. Entramos en el camino de Can Draper a la carretera de Olzinelles conmigo a la cabeza y bastante agrupados. En las primeras rampas el grupo se estira y se rompe. Justo antes de las raíces paramos para reagruparnos.
Cuando estamos todos vamos arrancando y los últimos nos quedamos Cesar y yo.
-Mete el pequeño que después de la bajada hay una subida que se las trae, corta pero de cuidado.- Le digo a Cesar.
Y nos ponemos también en marcha. Hemos dejado suficiente distancia para poder ver con tiempo si hay alguna parada y así es. Justo en el último repechón Juanito y Miguel están parados en los últimos metros de la rampa. Aprovechamos la otra salida a la carretera y salimos sin contratiempos a esta.
Un pequeño alto en los contenedores y seguimos por el sendero dirección Can Valls. Gonza y Juanito abren el grupo. A mitad de camino Gonza nos hace un quiebro se mete entre la maleza y se coloca detrás del grupo.
Ahora Juanito y yo abrimos el grupo. Pasamos por debajo de los arboles semicaídos, donde la mochila se me engancha en uno de ellos y casi me caigo.
-Los altos cuidado con las mochilas y todos cuidado con los cuernos.- Grita Juanito.
-Yo he tocado con la mochila puedo estar contento.- Le digo.
Salimos a la pista mas ancha y Gonza vuelve a coger las riendas, Juanito y Agui se van con el. El resto los seguimos a unos metros. Tras las últimas rampas y charcos salimos a Can Valls donde volvemos a hacer un alto para reunirnos.
Nos ponemos de nuevo en marcha en pelotón por la subida que lleva a Can Puigdemir. Avisamos abajo de que la subida es larga y arriba se endurece un poco.
Gonza, Juanito y Agui vuelven a marchar en cabeza, Cesar a pocos metros de ellos y Miguel y yo cerramos el grupo hablando.
A los pocos metros del primer repecho Cesar tiene una salida de cadena. Miguel y yo lo superamos pero bajamos el ritmo para esperar. Gonza se ha dado cuenta también y se ha parado un poco mas arriba, cuando llegamos a su altura nos dice que sigamos que se queda el a esperarlo.
Juanito sigue abriendo el grupo a buen ritmo, seguido muy de cerca por Agui. Miguel y yo los vamos viendo a lo lejos. Cuando la cosa empieza a apretar de verdad Agui se marcha en solitario y Juanito pierde algo de comba, lo que nos permite darle alcance.
Agui corona en primera posición, en los últimos metros Miguel y Gonza me adelantan. Juanito llega a mi rueda. Solo falta Cesar que no tarda mucho en llegar. Nueva parada técnica para recuperarnos y decidir que ruta seguir.
Mientras hablamos empiezan a caer 4 gotas, que unidas a la flojera de piernas que ha dejado esta última rampa hacen que las primeras voces pidiendo el almuerzo hagan su aparición.
Como no deja de chispear decidimos ir directos al almuerzo. Al ponernos en marcha Gonza lleva una rama enganchada en la rueda trasera, Cesar se la quita de un tirón.
-Te he salvado la vida.- Dice entre risas.
Llaneamos en busca de Can Puigdemir, Cesar se coloca al lado de Gonza y le va dando empujones hacia delante mientras le dice: -Ánimo chaval. Que ya queda poco.
-Esto quedará muy bien en mi curriculum ciclista.- Va diciendo acto seguido Cesar.
Entramos en Can Puigdemir y nos cruzamos con Bartest y dos colegas mas. Ellos bajan y nosotros subimos. Un saludo rápido y cuatro voces.
Entramos por el sendero que nos dejará justo en la hípica y llegamos al ansiado almuerzo.

Almorzando
Almorzamos comedidamente, butifarras con seques o patatas según el gusto. Y cava fresquito.
-Butifarras y el cava sin cubitera. Si estuviera aquí Juan Carlos nos echaría los perros.- Dice Cesar.
Como la ruta ha sido corta y el almuerzo asimilable empezamos a hablar de continuar la ruta un poco mas después de almorzar.
Saliendo de la Hípica nos volvemos a encontrar con Bartest y sus colegas que llegan, llenos de barro, para almorzar.
-Vamos a ver si hacemos algo mas de ruta. Hoy hemos hecho un almuerzo mas comedido.- Le digo.
-Si, si… Ya vi las fotos de la semana pasada…- Me contesta incrédulo.
-No. En serio. Hoy nos hemos portado bien.-

La vuelta
Deshacemos nuestras rodadas para volver a Can Puigdemir y a la pista, donde cogemos el cruce a la derecha en subida que nos llevará a Can Xarpa.
Las piernas frías y la comida en el estomago levantan alguna que otra voz, pero la primera subida las acalla todas.
Acabada la subida bajamos hasta la pista ancha que viene de Vallgorguina. Miguel y yo cerramos el grupo. Justo al empezar a subir tengo una salida de cadena.
Al volver a arrancar Miguel me comenta que le parece que los piñones no le van bien. Y así es, no pasa del cuarto piñón por abajo por mucho que intente subirlos.
En Can Xarpa hay parada para ver por donde seguir. Miramos la bici de Miguel y el problema está en el cable del cambio que está medio roto.
Para no tener que hacer subir mas a Miguel en esas condiciones y por no bajar directos a la carretera, damos media vuelta y nos volvemos por donde hemos venido.
La bajada es rápida y en un momento estamos en Can Valls. Volvemos a tomar el sendero. Las raíces, Can Draper y hacemos una parada en Cotxe Net para dar un manguerazo a las bicis y quitarles el barro acumulado.
Continuamos por Can Carreres y una vez en el pueblo yo me voy directo para casa.

Datos de la salida
25.30 km recorridos en un tiempo de bicicleta de 1:55:15 a una media de 13.17 y una máxima de 37.83.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s