Rizando el rizo

Baja de última hora
A las 7:30 me llega un mensaje de Paco. No se encuentra del todo bien y no saldrá hoy en bici.
Comentándolo con Manz llegamos a la conclusión de que habrá hablado con el experto en excusas Manolo y le habrá dado esa de su catalogo inacabable de excusas baratas…
Así que volvemos a ser los de siempre. Empieza a hacer frío por las mañanas. Como soy muy valiente me puse el culote corto, Manz vino con el de invierno.
Tentado estuve de ir a cambiármelo, pero me dio palo y me quede con el que llevaba.
No se si sería el frío, el cambio de tiempo o que sería, pero se notaba que no teníamos excesivas ganas de darle a los pedales.
-¿Donde vamos?.-
-No se. ¿Tienes algo pensado?.-
-No. ¿Y tu?.-
-No. ¿Donde vamos?.-
Por lo que decidimos ponernos en marcha hasta los contenedores y después ya iríamos decidiendo sobre la marcha.
Can Carreras, Can Draper y sin mas a los contenedores.
Conversábamos sobre lo de ir a plato mediano o pequeño. Parece que a mi poco a poco me va mejor llevando casi siempre plato mediano, no llego antes, pero si algo mas descansado incluso de piernas. Manz se mantiene en su plato pequeño y el que tenga huevos que lo siga.

Prueba
En los contenedores buscamos continuación. Bueno después de los contenedores es casi obligado el sendero, pero después habrá que decidir y ya que estamos parados decidimos allí.
Manz propone ir a Cuatre Camins por la pista que sale poco después de Can Valls, siguiendo el sendero local marcado.
A mi solo se me ocurre un “Esta loco”, una vez bajamos por allí y aún me acuerdo de la bajada. Se lo hago saber y le doy una alternativa para llegar al mismo sitio dando mas vuelta. Coll Buti, el Vilardell y cogiendo el camino que pasa por encima de Can Coll hasta Cuatre Camins para desde allí explorar la pista de Pedra Miradora que no hemos hecho nunca.
Manz no pone peros, así que arrancamos. En medio del sendero un árbol caído nos hace desmontar para superarlo. Con lo listo que soy saco el pie del lado donde hay un árbol y me dejo caer al otro. Suerte que saqué el otro pie a tiempo… Si no…
Salimos sin mas a Can Valls y tomamos la pista que sube a Coll Butí. El primer tramo vamos a la par cascando, cuando la cosa se pone fea damos tregua a la lengua hasta llegar arriba.
Consigo llegar arriba con plato mediano y sin sufrir demasiado. Manz me ha sacado un mundo, pero es lo normal.
Paradinha en Coll Butí y arrancamos de nuevo bajando hasta el cruce al Vilardell o Can Coll. Nos desviamos en la pista para ir a buscar Cuatre Camins y poco antes de llegar paramos en un cruce. Mas que nada para reunirnos.
Continuamos hasta Cuatre Camins y tomamos el desvío a Pedra Miradora.

Cerrando el rizo
Oímos el motor de unas motos. Yo paro justo en el desvío y Manz un poco mas adelante. Pasa una moto cagando leches. Esperamos un poco y pasa una segunda. Seguimos esperando y cuando el ruido de los motores se pierde entre los árboles volvemos a arrancar.
Una subida sin complicaciones y una que solo verla automáticamente mi dedo baja plato, mas por los regueros y piedras que por la subida en si, aunque también influye. Subimos con no demasiados problemas y empezamos a bajar.
Un cruce nos pone en duda, pero usamos la táctica Paco de primero probamos para arriba. Una subida bastante liviana y nos damos de bruces con una bajada bastante potente y en mal estado. Un par de curvas y escucho un “Ostias” procedente de Manz. Antes de que termine la palabra ya estoy con el pie en el suelo.
Bajo andando y veo el “Ostias” que decía Manz. Un pedazo de reguero que zigzaguea por toda la pista y deja poco margen para pasar. Manz lo pasa andando y yo no cabe ninguna duda que también. Pasado este tramo la pista vuelve a estar practicable para nuestros estándares y volvemos a montar. Bajamos un rato mas y nos topamos con un nuevo cruce.
A la izquierda lo que parece la continuación de la pista, a la derecha un estrecho sendero lleno de arena.
-Por ahí han pasado las motos.- Me dice Manz señalando el suelo. -No debe ser tan estrecho.-
Y para allí que vamos.
-Ves. Ahí está la carretera.- Me dice Manz señalando a la izquierda del camino y corroborando donde imaginábamos que nos llevaría el camino.
Al poco salimos a la carretera de Olzinelles poco mas arriba de los contenedores.
Tras una breve parada nos ponemos en marcha carretera arriba.

Por el otro lado
-¿Y ahora que?. ¿Can Valls a la derecha?.- Pregunto.
-Si. Por no repetirnos.- Me contesta Manz.
-Me cagonto!!! No nos hemos hecho una triste foto, a ver si nos acordamos mas adelante.- Le digo a Manz.
Llegamos a Can Valls y tomamos el camino de la derecha. Arriba Manz me espera.
-No veas lo que cuesta hoy de subir con las lluvias de ayer.- Me dice.
-Otra rampa conseguida a plato mediano.- Contesto mas contento que unas castañuelas.
Bebemos un poco y continuamos.
La idea es ir a Can Xarpa y después ya veríamos si hasta Can Poliva o bajar a Olzinelles, según las ganas.
Por variar cogemos el primer desvío en vez del que usamos siempre. Continuamos y pasamos de largo Can Xarpa. Manz no me ha dado opción al continuar para arriba, pero como voy bien no pongo objeciones.
En el plá de Can Mora Manz va despacio para esperarme, lo alcanzo y le digo de parar en Can Poliva.
-Así podemos hacernos una foto.- Dice entre risas.
-Si nos acordamos.- Contesto yo.
Continuamos hasta Can Poliva.
-¿Tienes Klinex?.- Me dice Maz.
-No. Yo también vengo con el moquillo, pero no llevo.- Contesto.
Se hace un silencio sepulcral que me hace dudar.
-¿Es para los mocos…?.- Pregunto.
-No. Es para cagar.- Me dice Manz.
Manz se pierde entre la maleza para hacer sus necesidades y cuando vuelve me recuerda lo de la foto.
La cámara está como el dueño y falla mas que una escopeta de caña. Hacemos varios intentos y parece que alguna foto saldrá, aunque no estamos seguros.


Tras la larga parada volvemos a ponernos en marcha con la idea de volver por Coll Blanc y Coll Butí de nuevo.
-Uff!!! Me he quedado helado, tengo las piernas frías, frías.- Le digo a Manz. -Mejor bajamos directamente desde Coll Blanc a Ca l’Agustí.-
Empezamos a bajar y noto un montón las piernas frías, por suerte hay algún tramo que hay que dar pedales y vuelven a coger algo de calor.
En Coll Blanc Manz me espera encarado para bajar a Ca l’Agustí.

Cerrando el segundo rizo
Como las piernas parecen haberse recuperado algo le digo a Manz de seguir hasta Coll Butí, cosa que acepta encantado.
Primero a plato pequeño para entrar en calor y no forzar mucho en frío para después una vez pasado lo mas duro volver a plato mediano. Que ahora me da sensación de mas comodidad.
Salimos a Coll Butí. Donde paramos nuevamente a beber.
-Hemos hecho casi un ocho.- Me dice Manz.
Bajamos a la carretera y continuamos por ella hasta las raíces. Can Draper y a casita.
Hoy tenía comida familiar, así que no paro a almorzar y me voy directo a la ducha que también se agradece un montón.

Datos de la ruta
34.23 km recorridos en 2:34:05 de tiempo de bicicleta y unas 3 horas y media de tiempo real, a una media de 13.33 y una velocidad máxima de 37.46.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s