Vilamajor por Vallserena

El grupo crece
Como habían dicho Paco y Alb en el foro esta semana se volverían a reencontrar con los pedales. Y así fue.
A las 8 terminaba de hacer unos pocos estiramientos cuando aparecieron los antes mencionados. Entramos en saludos y temas varios de conversación hasta que llegó Manz quince minutos después.
-¿Que ruta teníais pensada?.- Pregunta Paco.
***RISAS DE MANZ Y MIAS***
-Ninguna. Últimamente vamos sobre la marcha y no preparamos nada.- Contesta Manz.
-Pues algo sencillito, que llevamos mas de un año sin tocar la bici.- Nos dicen Paco y Alb.
-¿Un Vilamajor os parece bien?.- Propongo.
Como a todos les parecía bien nos pusimos a los pedales.

Primeros compases
Salimos del Sax Sala dirección Palau por la Avenida de la Paz, llegando a la dreçera torcemos por la pista que sale del Cash & Carry para llegar a Palau por pistas. Desde el inicio vamos dándole a la sinhueso. Alberto es el único que rueda mas callado y a cola del grupo en estos inicios.
Llegamos a Palau y cogemos la pista del camí vell de Vilamajor. El ritmo sigue siendo tranquilo y seguimos hablando como cotorras.
-¿Subimos por Vallserena en vez de por la subida de la casa. Después podemos buscar la pista que une ambas antes de llegar a Vallserena.?- Propongo.
Por cierto “la casa” se llama Torre Guillera que no recordaba el nombre.
Que si si. Que si no. Finalmente se decide que si.
Con la casquera nos dejamos el cruce atrás y hemos de volver unos pocos metros atrás al darnos cuenta.

Empiezan las subidas
Manz toma la delantera, yo lo sigo unos metros mas atrás, Paco pierde unos metros sobre mi y Alberto cierra el grupo cerca de Paco.
-¿Como es esta subida.?- Preguntan Paco y Alb. -¿Ponemos plato pequeño.?.
-Yo si.- Contesta Manz.
-Mejor si. Creo que no era muy dura pero si larga.- Contesto yo.
Manz abre mas hueco y yo voy escuchando refunfuñar a los de atrás, así que no les sacaría mucho. La subida es larguilla pero bastante suave, menos en los últimos metros. Al menos a mi se me atragantaron.
Salimos a un llano.
-Paramos arriba en la urbanización.- Me dice Manz.
A molinillo intentando recuperarme de la subida le hago un gesto afirmativo con la cabeza. Manz señala algo detrás mio. Giro la cabeza y son Paco y Alberto que se han parado al finalizar la subida.
-Por fin!!! Pensaba que nadie iba a parar nunca.- Pensé.
Giré grupas y me dirigí hacia ellos. Justo llegar a su altura hacen ademán de ponerse en marcha. Manz llega al momento.
-Vamos a beber hombre.- Les digo.
Una primera parada y vuelta a los pedales.
Continuamos por un corto llano que pronto vuelve a ser subida. Ya vemos las calles de Vallserena y a la derecha se abre una pista en una curva bastante cerrada y en subida.
-¿Por ahí?.- Dice Manz.
-Debe ser.- Contesto.
Y Manz gira para tomar la curva.
-¿Por ahí seguro?.- Escucho que dice Paco detrás mio.
Y a mi que me hace falta poco para echar pie a tierra, ya estaba parado.
-Voy a girar un poco mas arriba.- Vuelvo a escuchar que dice Paco.
Alberto pasa por mi lado.
En medio de la subida no me veo capaz de volver a montar. Así que sigo a pie. Por suerte es una rampa corta y pocos metros mas allá veo a Manz parado esperando.
Una nueva parada para reunirnos antes de volver a los pedales.

Reencuentro con la ruta clásica
Seguimos por la nueva pista que hace una serie de subidas y bajadas seguidas y bastante suaves. Hasta reencontrarnos con la ruta clásica que solemos hacer en el final de la subida de Torre Guillera.
Sin parar continuamos para afrontar las rampas que se avecinan. Al principio ruedo junto a Manz que poco después de deja caer atrás y me deja marcar el ritmo en las dos primeras rampas. Mas tarde vuelve a mi altura, rueda un poco junto a mi para en la siguiente rampa imponer su ritmo y dejarme poco a poco atrás.
Con un par de giros de cabeza veo que Paco y Alberto vienen a no mucha distancia. Por lo que empiezo a preocuparme por mi y por la subida que ha de venir.
Llegando casi al final de la última rampa veo a Manz que baja, se pierde a mi espalda y al poco lo tengo junto a mi.
-¿Están muy lejos?.- Pregunto.
-No ya estás casi arriba.- Me contesta.
-Decía Paco y Alberto.-
-Ah!!! No. A unos cien metros.-
Paramos justo donde empieza la bajada a Sant Pere en Terra Blanca y al poco llegan Paco y Alberto.
-¿Que tal?.- Preguntamos.
-¿Seguimos hasta Sant Elies?.- Dice Alberto.
-Por mi…- Contesta Manz.
-Es coña. ¿Eh?.- Dice Alberto.
Volvemos a beber y recuperar un poco antes de iniciar la bajada.
-Ahora ya está. Ya no hay mas subidas.- Le explica Paco a Alberto.
-Tu fíate de tu hermano.- Le digo yo.
Y una mirada cómplice de Alberto me hace ver que no lo hacía.
Empezamos a bajar. Primero Manz me deja ir en cabeza, pero siendo como soy mas lento que el (También.) bajando acaba por pasarme.
A media bajada lo veo parado en una curva.
-Vamos a esperarlos.- Me dice.
-Si. Hemos salido como un tiro.-
Al poco los vemos aparecer tras una curva y volvemos a montar para continuar bajando.
Llegamos a Sant Pere y en el asfalto relajamos un poco el ritmo para que nos den alcance. Una vez reunidos volvemos a apretar y los volvemos a dejar atrás. Entramos en la carretera que va a Sant Antoni y seguimos a buen ritmo.
Ya en Sant Antoni, esperamos en el cruce para continuar todos reunidos.

Hasta el apeadero de Palau
Salimos de Sant Antoni por la pista del GR 97 para encaminarnos a la rampa de los caballos. Por este tramo ya rodábamos en dos grupos. Manz y yo en cabeza hablando de nuestras cosas y a nuestro ritmo. A bastantes metros mas atrás Paco y Alberto hablando de las suyas y a su ritmo. En algún momento bajábamos el ritmo para no irnos demasiado.
-Vienen hablando.- Me dice Manz. – No deben ir mal.
Así que volvíamos a nuestro ritmo.
La rampa de los caballos la afrontamos a la par Manz y yo. Manz llevaba el interior y en la curva me enseñó su rueda trasera, volvimos a la par y en la siguiente curva le devolví el interior. Poco mas arriba paramos a esperar.
Al rato llegan Paco y Alberto hablando pese a la subida.
-¿Ya estáis cansados?.- Nos dice Paco.
Nos pilló con la guardia baja y con cara de tontos contestamos los dos a la vez.
-Estábamos esperándoos.-
-Se me ha salido la cadena.- Nos dice Alberto.
Volvemos a los pedales en busca de la rampa de Sant Joan de Sanata. Ahora el tramo es favorable y vamos todos bastante rápido. A los pies de la rampa sacamos unos pocos metros al grupo de atrás.
Manz y yo volvemos a iniciar a la par, pero aquí Manz no me da cuartelillo y pronto me enseña la rueda trasera.
Paramos arriba, al poco llega Alberto y poco después Paco con una sonrisa en la boca.
Volvemos a los pedales afrontando ya los últimos compases de la ruta. Seguimos el GR 97 hasta el apeadero de Palau.

La vuelta
Antes de entrar en la carretera un nuevo alto para reunirnos y decidir por donde volver. Finalmente decidimos hacerlo por Palau y desde allí por la dreçera.
Así yo le puedo pegar un manguerazo a la bici que falta le hace y Manz empalmará con un Mosqueroles.
Salimos a la carretera. Manz sigue abriendo el grupo, Paco le coge la rueda, Alberto rueda unos pocos metros descolgado de la rueda de Paco y yo cierro el grupo a rueda de Alberto.
Al empezar a subir Paco se suelta de la rueda de Manz y Alberto coge la rueda de Paco. Yo me suelto de la rueda de Alberto y a plato me voy en busca de Manz. Consigo llegar a la rueda casi arriba del todo. Bajamos hasta Palau y tras la rotonda paramos a esperar.
Al poco llegan los dos rezagados y nos volvemos a poner en marcha.
Llegamos al cruce con la pista de Mosqueroles, donde nos despedimos de Manz. Seguimos hasta la gasolinera y paramos para darle un manguerazo a la bici. Volvemos por la dreçera hasta Sant Celoni.
Can Dolça está petado de gente. Miro el reloj y son las once menos diez. Como Paco y Alberto no van a parar a almorzar decido ir a dejar la bici y llamar a Manolo para ir a almorzar.
Callejeamos por Sant Celoni y cerca del garaje nos despedimos.
Manolo no me coge el teléfono, imagino que estaría con la moto y me voy para casa.
Una buena ducha y picotear un poco para matar el gusanillo a la espera de la hora de comer.

Datos de la ruta
33.59 km recorridos en un tiempo de 2:10:32 de bicicleta, poco menos de 3 horas de tiempo real, a una media de 15.44 y una velocidad máxima de 52.96.
Esta vez no me acordé siquiera de la cámara de fotos. Así que no hay reportaje fotográfico. A ver si en próximas salidas entre todos nos acordamos de sacar alguna fotillo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s