De vuelta al Montnegre

Después de otro agosto por el Montseny y mas concretamente preparando exclusivamente la pujada, hemos vuelto por nuestros fueros.

Volvemos a la normalidad
Para no cambiar mucho los hábitos hemos vuelto a salir Manz y yo solos. A las 8 y cuarto llegaba Manz, que me pilló desprevenido, y me dio un susto. No de muerte pero le faltó poco.
La ruta la iríamos decidiendo sobre la marcha. Así que lo primero decidir por donde empezar y para no faltar a la costumbre por Can Draper se ha dicho.
Poco antes de llegar vemos un grupo que nos precede, poco a poco nos vamos acercando a ellos y casi casi nos ponemos a rueda. Vemos que en grupo está Pep de Donda Bikes.
Vamos hablando durante todo el camino, incluso en las subidas y oímos que ellos tampoco se quedan mancos en ese tema. En la última rampa me quedo un poco atrás y llego justito arriba y sin aire.
Al llegar a los contenedores vemos que el grupo coge el camino que va a Ca l’ Alzina Vell.
Hacemos la ritual parada en los contenedores.
-Buff!!! De bajada lo recuerdo malo, pero de subida ha de ser brutal.- Le digo a Manz.
-Ya te digo.- Me responde el.
-Esperemos que no estén probándolo para la pedalada, si no…-
Dejamos el grupo y sus locuras y nosotros seguimos por el sendero que es mas asequible, llegamos a Can Valls y, tras un pequeño alto para beber agua, cogemos la pista de la derecha dirección Can Puigdemir.
Al principio voy muy bien, a plato mediano y a rueda de Manz. En el primer repecho y cogiendo el primer bote me las veo y me las deseo para pasarlo.
-A tomar polculo el plato.- Pienso.
Y me bajo a plato pequeño. Aquí Manz me empieza a abrir hueco, pero decido seguir a mi ritmo y ya me esperará.
Arriba Manz está parado esperándome un nuevo alto y comentarios varios entre las diferencias sobre nuestro pequeño periplo por la carretera y el pedaleo en montaña.
Cuando decidimos ponernos en marcha vemos al grupo que viene por donde acababamos de subir.
Nos ponemos de nuevo en marcha con el objetivo de llegar a Can Poliva. Al girar antes de llegar a Can Puigdemir vemos al grupo que coge la pista anterior que lleva a la pista por la que subimos nosotros. Llegamos antes que ellos al cruce y durante un rato los oímos detrás nuestro hablando.
En el Pla de Can Mora hacemos un nuevo alto y mientras esperamos ver aparecer al grupo, recuerdo que llevo una cámara de fotos en la mochila.


Vemos que el grupo no llega.
-Habrán pillado una pista mas abajo.- Me dice Manz
Y nos ponemos en marcha de nuevo. Vamos dándole a la sinhueso, recordando el primer día que pasamos por allí, lo que llegamos a sufrir y lo que nos llegamos a reír.
Llegamos a Can Poliva y sin parar continuamos dirección Cal Paraire. Bajamos hasta Coll Senís. Y allí decidimos bajar a Vallgorguina y subir las superbajadas para salir a la Casanova.

Vallgorguina Vallgorguina
Seguimos bajando, llegamos a Vallgorguina y cogemos el cruce a la izquierda en los semáforos para enfrentarnos a las superbajadas. Al principio sin problemas. Cuando llevaba un rato pedaleando demasiado cómodo…
-¿Aún no ha empezado lo malo?¿Verdad?.- Le pregunto a Manz.
-No. Ya lo notaremos cuando llegue.-
Y efectivamente. Cuando me dí de bruces con las primeras rampas lo noté. No veas que rampones, por suerte son muchas rampas “cortas” puestas una detrás de otra con un minúsculo descansillo entre ellas. Sin prisa pero sin pausa fuimos dando cuenta de ellas.
Tras una curva veo a Manz parado esperandome y al verme llegar se pone de nuevo en marcha.
-Que cabrón!!!.- Pienso. – Con la excusa de esperarme descansa el tio.-
-Que cabrón soy!!!- Pense justo después.- Encima de que te espera para que tengas una referencia para ir subiendo.-
Y entre que cabrón y que cabrón llegamos arriba.
Aquí, después de cagarnos en la madre que las pario, nos planteamos el volver por el GR hasta Collsacreu o volver por la Font de la Figuerassa. Comparamos las subidas que nos ofrece una y otra alternativa y nos decidimos por la segunda.
Nos ponemos de nuevo en marcha y al poco veo la fuente (No me había fijado otras veces de donde estaba.) y vuelvo a recordar la cámara.

-Parecemos turistas.- Me dice Manz.
Y volvemos a los pedales. Unas pocas subidas mas y empezamos a bajar. Llegamos a una pista que la última vez que pasamos por allí Manz quería probar y nos adentramos en ella. Cien o doscientos metros y volvemos a la misma pista.
-Pues vaya.- Comentamos- La esperaba mas larga.-
Continuamos la bajada hasta Vallgorguina y hacemos la vuelta por la Hípica Can Virgili. Antes de empezar a subir los músculos ya me protestaban y me la tuve que tomar con mucha calma. Plato pequeño y piñón grande para poco a poco ir subiendo piñones. Aún así me costó horrores. Retomamos la vuelta por donde habíamos subido, bajamos a Can Valls y por la carretera a las raices, Can Draper y Sant Celoni.

Manz se fue a dejar la bici a casa de sus padres y yo me fui a Can Dolça a por el merecido bocata. Como iba justo de tiempo decidí no llamar a nadie. Al poco aparece Perolo que se sentó un rato conmigo, en esas aparece Míguel que también hace lo propio y a las 12:30 mas o menos para casita a por una buena ducha.

Datos de la ruta
41,11 km recorridos, en un tiempo de bicicleta de 3:04:16 y un tiempo real de unas 3:30 a una media de 13.38 y una velocidad máxima de 40.94.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s