A la tercera va a la vencida

Salida.
El sábado por sms confirmo la salida con Manz. El domingo a las 8:10 camino del garaje veo a Manz esperando.
-Eh!!! Esto que es.- Le digo haciendo gestos con el reloj.
-Son y cuarto.- Me contesta.
Entramos al garaje a coger la bici. Y cuando salimos aún no tenemos clara que ruta vamos a hacer.
Por aquí, o por allí… Empezamos a ir tirando mientras hablamos.
-Estaría bien probar el tercer camino que sale desde la Casanova hasta el Corredor.- Me dice Manz.
-¿Que tal si subimos por las superbajadas?.-
-¿Estas seguro?.-
-No. Pero por probar.-
Y ya tenemos ruta fijada de ida.
-Para volver podemos probar por la pista que nos dijo el tio aquel el día de la Font de la Figuerassa, si no a las malas seguir esa pista en bajada hasta Vallgorguina.- Le digo.
-Pues si, según veamos que esta el terreno pillamos una u otra.-
Y ya tenemos la ruta de vuelta.

Can Puigdemir
Iniciamos como siempre por el bujero de las ranas, pasando por debajo de la vía y de la carretera hasta el lavadero de coches. Desde ahí hasta Can Draper y a la carretera de Olzinelles.
En los contenedores el típico alto para reponernos del primer esfuerzo. Continuamos por el sendero y sin parar, llegando a Can Valls, hasta el final de la primera subida.
El terreno está blando y cuesta bastante de rodar. Nuevo alto al finalizar esta primera subida.
Mientras estamos parados aparecen dos ciclistas mas.
-Mira quienes son.- Le digo a Manz.
-Los dos de las últimas veces.- Me dice el.
Nos saludamos y empezamos a hablar. Primero sobre lo que cuesta rodar con las pistas mojadas, después sobre las rutas que llevamos, etc…
-¿Vamos con ellos?.- Le dice uno al otro.
-Vale. Vamos.-
Y ahora en grupo de 4 salimos a por la ruta que nos habíamos marcado.
Nos presentamos todos, ya que aunque nos conocemos de vista del pueblo no sabemos los nombres. Ellos se presentan como Andrés y Jose Antonio. Nosotros como Manz y Tripi.
Vamos dandole a la sinhueso mientras nos acercamos a Vallgorguina cruzando Can Puigdemir.
Una vez en Vallgorguina callejeamos hasta salir a la pista que nos llevará a las superbajadas.

El corredor
El inicio es suave, aunque poco a poco las subidas van ganando en porcentaje. Cuando empiezan las primeras rampas fuertes se hace el silencio en el grupo.
Los tres se van hacia delante y yo me descuelgo varios metros. Tras las primeras rampas, que son bastante durillas, la cosa se suaviza un poco. Aunque sin dejar de subir. Hay algún tramo que pica algo mas, pero la verdad es que es bastante llevadero.
Mientras termino los últimos metros de subida para llegar a la Casanova los escucho hablar.
-¿Que te ha parecido?.- Me pregunta Manz.
-La verdad lo esperaba mas duro. El inicio es demoledor, pero luego se va subiendo bastante bien.-
-Si. Yo esperaba que fuera mas duro al final. Pero lo mas duro está en las primeras rampas.-
Andrés y Jose Antonio corroboran nuestras apreciaciones.
Un pequeño descanso y volvemos a los pedales.
Esta vez cogemos el desvío de la izquierda y pronto empezamos a subir. Las subidas no son moco de pavo así que me las tomo con calma. Después de una primera rampa, no demasiado larga, empezamos a bajar…
Oh! Oh!… Ya empezamos. Esto habrá que subirlo por otro lado tarde o temprano.
Y así es, tras un buen tramo de bajada volvemos a las subidas, alguna se las trae pero por suerte empezamos a encontrar descansillos y falsos llanos que permiten recuperar.
Una última serie de rampas nos dejan en els Suros d’en Burguet. Donde paramos de nuevo a descansar.
-Joer!!! En el poco rato que llevamos aquí he visto ya mas ciclistas que en el resto del año.- Dice Jose Antonio.
En esas pasa un ciclista que venía de la misma pista en subida que nosotros.
-Mira. Ni suda. Sube igual de rápido que nosotros bajamos.- Dice Andrés.-Si esta es la pista mas cómoda como deben ser las otras dos.-
-Pues imagínate. Cómoda no es, pero las otras dos son peores. La de la Font de la Figuerassa lo malo que tiene es que el tramo mas duro lo tiene al final, mientras esta lo tiene mas al inicio, ademas de no ser tan dura.- Le contesta Manz.
Y tras un breve descanso continuamos la marcha.
Jose Antonio y Manz abren el grupo, Andrés y yo lo cerramos dándole a la sinhueso. Ahora la pista son una serie de falsos llanos e incluso hay tramos favorables que permiten rodar rápido.
Lastima que pronto se acaban y nos topamos con una subida no demasiado fuerte pero si bastante larga. Vuelvo a descolgarme unos metros.
Finalizando la subida está el cruce que lleva a la pista del Corredor. Pensaba que seguiríamos para coger la pista desde el lado de Llinars, pero cuando me acerco los veo subiendo directamente a la pista del corredor.
No es un tramo excesivamente largo pero si bastante cansino y mas viniendo empalmado con la otra subida.
Por fin asomo a la pista del corredor y no veo al resto del grupo.
-Mierda!!! Estos son capaces de haber seguido hasta arriba.- Pienso.
Cuando entro en la pista los veo parados un poco mas arriba. Nuevo alto para recuperarse un poco y decidimos acabar de subir.
Esperaba estar mas abajo, pero para mi alegría no faltaba demasiado y en un momento estamos arriba.

Bajando
Andrés y Jose Antonio van a pasar por la pista que lleva al polígono de la Coperfil.
Un breve parlamento entre Manz y yo y decidimos acompañarlos para así conocer la pista.
Mientras arrancábamos para bajar nos dicen que tiremos delante que ellos bajan lentos.
-Me habéis visto subir. ¿Verdad?. Pues bajando soy peor. Así que mejor que pase primero Manz y después vosotros, yo ya llegaré.- Les digo.
Empezamos a bajar y pronto me van sacando metros. Como se que hay que seguir la pista hasta casi estar abajo del todo no preocupo y sigo bajando tranquilo.
Durante la bajada me esperan dos o tres veces, la última cerca del desvío. Entramos en una pista con saltos. Manz va disfrutando como un enano.
Tras una curva aparece una subida. Manz y Andrés se han quedado bastante clavados y hacen volar los cambios, yo al verlos cambio antes de llegar.
-Nos ha pillado en bragas.- Dice Andrés.
Después de la larga bajada los músculos protestan ante el esfuerzo, pero se aclimatan antes de acabar de subir.
Al final de la subida hacemos un nuevo alto y Jose Antonio y Andrés nos explican una rutilla que hay por ahí, además de darnos ciertas indicaciones de lo que falta por venir.
-Después de 15 días sin tocar la bici no ha sido mala ruta.- Les digo.
-No, suerte que el físico lo tenemos, algo dormido por el parón pero lo tenemos.- Dice Andrés.
-Si. Yo lo llevo en la mochila.- Contesto.
Reanudamos la marcha y pronto nos encontramos con una bajada bastante chunguilla. Andrés y Jose Antonio la pasan sin problemas, a Manz se le va la rueda de atrás y ha de poner pie a tierra.
Mientras Manz empieza a apartarse para dejarme pasar, yo no pierdo la oportunidad y me bajo también.
Hacemos un tramo de bajada a pie hasta encontrar un sitio donde poder volver a montar.
Una nueva bajada del mismo estilo, pero esta vez ya han pasado todos y parece que han pasado bien.
-Mierda!!! Ahora no tengo excusa.- Pienso.
Así que intento pasar montado. A media bajada al tocar el freno la rueda trasera me patina y se mete en el reguero. Aguanto el equilibrio bien y un metro mas adelante consigo meter la rueda delantera también en el reguero para intentar salir de el en una zona donde no es tan profundo.
Salir salgo, pero disparado y sin control sobre la bicicleta. Acabo entre las hierbas del margen del camino, aunque aún montado.
Vuelvo a la pista y de patas de nuevo al reguero, intento cruzarlo, vuelvo a salir disparado, sin control y en las hierbas del margen. Por suerte al volver a entrar encuentro una zona sin reguero y termino la bajada sin problemas.
Una subida llena de pedruscos y bastante durilla como colofón a la salida y salimos a terreno mas practicable.
-¿Has pasado bien?.- Me dice Jose Antonio.
-He estado a punto de caerme, pero lo he salvado.- Le contesto.
-Pues yo he probado el suelo.- Me dice el.

Plácido final.
Salimos al polígono y vamos en busca de la carretera. Antes de llegar a la rotonda del autopista tomamos un desvío para salvar la carretera general.
Desde ahí llegamos al puente sobre el Tordera y en la rotonda del centro comercial nos despedimos hasta la próxima de los dos compañeros de ruta.
Manz y yo entramos por donde siempre. Bujero de las ranas y alrededores.
Es pronto así que hoy cae bocata.
Me despido de Manz en un cruce y voy a llevar la bici al garaje. Saliendo llamo a Manolo y me pasa a buscar para ir a Can Dolça. Bocata de tortilla y jarra de cerveza con limón, todo un manjar después de una buena ruta.

Datos de la salida
Km recorridos: 32.56
Tiempo empleado: 02:32:15
Tiempo real: 3 horas 30 minutos aproximadamente
Vel media: 12.83
Vel maxima: 46.52

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s