Mosqueroles – Can Riera de Ciuret

Pocos pero bien avenidos
La cosa pintaba mal, ivamos a ser 4 en esta salida. Cada vez somos menos. Aun asi sin perder la ilusion me dirigi al punto de salida.
Al rato llego Paco.
Oh! Oh!…
Viene solo. Y Joseba tampoco aparece.
Y Paco me lo confirma, parece que vamos a ser dos.
Me da a elegir entre Montnegre y Montseny. Y sabido mi pique personal con el Montnegre elijo Montseny,
¿Eleccion acertada?. Pues va a ser que no.
Se podria decir que esta es la ruta del Bufff!!!. Me pase gran parte del camino bufando. xDD

Mosqueroles
Para calentar las piernas un Mosqueroles que siempre viene bien. Por segunda semana consecutiva venci ambas rampas.
Botellon al finalizar la primera. Donde Paco me pregunta.
-¿Vas con plato pequeño?.
-Vaya. -Le contesto.- Y piñon grande.
-Ah! pues yo esta la subo con el mediano.- Me dice tan fresco.
Suerte que tengo una moral de hierro… Algo oxidada pero de hierro al fin y alcabo.
El tramo despues de las rampas es cansino de necesidad, aunque cuando vas llegando al final estas inmunizado a tanto pedal y ya casi que da lo mismo.
Parada en los bancos de entrada a Mosqueroles, donde Paco repone fuerzas con una barrita.
Entramos al pueblo por una rampa chachipiruli. Como se ve corta la subo de pie, sin problemas. Paco la sube sentado y parece que ha sufrido un poco mas que yo.
Tomamos una calle o algo parecido, me cuesta rodar un monton y me bajo de la bici a ver si he pinchado. Va ser que no. Es el jodido asfalto que se agarra cosa mala. Lo noto sobre todo al salir a una pista de arena donde el pedaleo se hace mas liguero.
Aunque me iva a durar poco.

Ascenso
Es una pista que sin subir mucho siempre va hacia arriba y para hacerla mas amena esta repleta de baches, piedras, raices, ramas y cualquier cosa imaginable que pueda haber en el piso de una pista para empeorar el pedaleo. Por lo menos no hay coches.
-Cuidado coche!!!.- Grito a Paco.
-¿Coche donde?- Me responde.
-¿No lo oyes?.
-Eso es un avion.
-Pues con mas razon.

A los dos kilometros he de parar a beber, mear y recuperar el aliento. Una charlita de hattrick nos entretiene en estas.

El resto es algo mas durillo, pero despues del descanso subimos bastante bien, aunque resplando y bufando (Sobretodo yo.). Llegamos a una pista asfaltada y cortada a los coches. Paco me explica el porque, se ha caido parte de la carretera por el barranco. Que ilucion. ¿Verdad?. Eso siempre da confianza.

-Ahora es un sube y baja.- Me dice Paco.
Asi que empezamos el sube, que por cierto es bastante largo y con los asfaltos que ponen a esas alturas se hace mas duro todavia. Aunque el porcentaje tampoco es grande.
Y por fin llegamos al baja, que por no se que regla universal siempre suele ser mas corto que el sube. Al final de este, hay unas barreras de hormigon que impiden el paso a los coches por si no habian visto la señal.
Aqui sigue bajando, pero vamos con mas cuidado por si se corta de golpe el camino.
Llegamos al desprendimiento y la verdad es que “acongoja”. Y para hacerlo mas divertido vuelve a subir, la carretera medio caida a un lado, como mordida por un gigante y dale que te pego a los pedales mirando de reojo el barranco no sea que quieran mas carretera alla abajo.
La subida es dura, en parte por el asfalto, el porcentaje tambien ayuda lo suyo y para colofon es largaaaaaaaa del cagarse. Nos cruzamos con unos ¿Campistas? ¿Colonizadores?… Bueno… Eso… Que nos miran con cara de ¿Donde vais pringaos? No sabeis lo que os espera.

Ya casi estamos arriba
Por fin llegamos al fin del asfalto y sobre todo de la subida de las narices. Llaneamos unos pocos cientos de metros y llegamos a un restaurante/casa de colonias. Lo cruzamos y salimos por una subidita hormigonada a mala leche, por suerte corta.
Entramos en una pista de tierra que empieza llaneando, pero como todos los caminos que pueda elegir Paco rapidamente volvemos a mirar al cielo. Empieza muy suave y va alternando con llaneos ocasionales, poco a poco las subidas son un poco mas duras y algo mas largas y los llaneos mas ocasionales si cabe.
Despues de adelantarnos un coche que levanto mas polvo que una tormenta de arena en el sahara, que por raro que parezca nos adelanto bajando, volvemos a una subidita. Entre el cansancio acumulado y la falta de aliento para poder hablar me entretengo pensando en el reporte y cuando vuelvo a la realidad me doy cuenta que voy matao.
Me bajo de la bici, Paco continua unos doscientos metros mas y se para, llego a su lado.
-Aqui ya empezamos a bajar.- Me dice.
-Coño. Si lo se sigo. Hasta aqui hubiera llegado.- Pense.
Y exactamente empezamos a bajar y llegamos a un restaurante.
Perdon Paco por no acordarme de los nombres, pero tenia el cerebro ocupado en no olvidarme de respirar y mantener las piernas unidas para que no se me deshacieran.

Descenso
Antes de iniciar el descenso por la carretera llamo a Manolo para que nos pidan unas sandis en Can Dolça. Pero tiene el telefono parado.
Asi que llamo a Charli y tres cuartos de lo mismo.
-Bajamos y los llamamos alli.-Le digo a Paco.
Eran poco mas de las 11 y media de la mañana.

El descenso por el asfalto es una caña, la sensacion de velocidad… Bueno la sensacion y la velocidad real son muy altas. Todos conoceis el tramo de bajada de Mosqueroles, pues este aun teniendo algunas curvas mas lentas sigue siendo muy rapido.
Al empezar pense que Paco bajaria muy rapido, pero me lo comia todo el rato y tenia que frenar mucho, sobretodo cuando venian coches de frente. El peso y el ir detras supongo que tambien ayuda, ya que en algunos tramos en que Paco se volcaba en el manillar y daba pedales, yo parecia uno de los de verano azul. Tieso como una vela en la bicicleta y zigzagueando, aun asi tenia que frenar alguna vez para no comermelo.
Pues eso, una gozada, y duro un buen rato.

En el cruce de la pista de Mosqueroles volvimos a entrar por ella, pero en vez de volver por donde habiamos subido, fuimos por la hermita.
En este terreno mucho mas accidentado, lleno de piedras y baches Paco se adelanto enseguida y poco a poco me fui descolgando. Nos cruzamos con el dueño de la tienda Donda Bikes que venia con los chavales del Club Ciclista Sant Celoni.
Al final esta pista llanea y tiene algunos repechos suaves que con un poco de pedaleo y el impulso de la bajada se hacen sin problemas con plato grande. Y asi llegamos a la dreçera de Palau, tambien muy facil como todos sabeis aunque repleta de caminantes y algunos ciclistas que obligaban a reducir la marcha y pedir paso.

Final
Como mandan los canones paramos en Can Dolça y cayeron unas sandis que entraban de lujo.
Manolo seguia con el mobil apagado y Charli se acababa de levantar y prefirio su cafe con leche a una cervecita y nuestra compañia.
Y asi terminamos con las piernas doloridas despues de la parada y cada uno caminito de su casa.

Datos de la salida
Kilometros recorridos: 31.91
Tiempo empleado: 2:16:17
Velocidad media: 14.05
Velocidad maxima: 53.24

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s