Sant Marti de Montnegre ¿?

Se afilan cuchillos
Para esta tercera ruta Charli se unió también a la comparsa. Quedamos en la que apartir de ese dia seria nuestra sede de salida: “Cal Japosai”. O lo que es lo mismo la puerta de casa de Charli.

Llegamos a las nueve de la mañana, excepto Manz que llego a y cuarto por no variar, al lugar precocinado. Y empezé la guerra de rutas.Manolo defendia un Mosqueroles, mas que nada porque conocía mi estado de forma.
Charli y Manz estaban emperrados en subir a Sant Marti de Montnegre.

– Pero si es su tercera salida.- Decía Manolo.
– Como le vas ha hacer subir a Sant Marti. Se volvera.

Pero Manz y Charli no atendían a razones. Sant Marti. Sant Marti. Sant Marti. Sant Marti. Sant Marti. Sant Marti. No sabían decir otra cosa.
Así que me preste a probarlo, pero advirtiendo de que si no podía me volvería.

Iniciamos la marcha callejeando por Sant Celoni hasta el cruce con la carretera, cruzamos y entramos por el parque de bomberos. Pasamos sobre el autopista y empezamos a subir por el asfalto.
Manz y Manolo van delante, yo resoplo a varios metros de ellos y Charli va perdido a mi espalda. A media subida Charli me da alcance.

-No voy cómodo.- Me dice.
– Hasta que no coja un poco de ritmo… Y se va.

Empiezo a sufrir, pero este tramo asfaltado lo conozco de haber pasado en coche y se que queda poco. Asi que aprieto los dientes y sigo subiendo.
Llego al final de la rampa casi a rueda de Charli.

-Venga que ahora hay un descansillo.- Me dice.

Debacle personal
Manz y Manolo van aun por delante pero nos están esperando a ritmo pausado.
Y cuando aun no me ha dado tiempo a respirar ni dos veces se acaba el descansillo y la pista, que ha perdido el asfalto, empieza de nuevo a subir.
Me paro, Charli me mira de reojo.

-Tira que yo paro a beber.- Le digo.

Y se va detrás de Manz y Manolo. Bebo, respiro, recupero el resuello y vuelvo a montar. Sube, sube, sube y ya voy matao. Detrás de una curva me los veo a los tres como a unos 100 metros y la cosa sigue subiendo.
Me paro, me los miro.  Sopeso lo que me habían comentado de esta ruta y que ya voy matao. Me los vuelvo a mirar. Media vuelta.
Bajo hasta el puente sobre el autopista y llamo a Charli al móvil.

-Oye que yo me vuelvo.- Le digo.
-Ok. Manolo se ha vuelto a buscarte, ahora lo llamo y le digo que vuelva a subir. Me contesta.

Me dedico a beber tranquilamente y empiezo a pensar en alternativas menos empinadas para seguir un rato mas. Suena mi móvil.

-Illo. ¿Donde estas?. Que voy contigo.- Me dice Manolo.
Le explico donde estoy y lo espero allí. Al momento llega.

-Ya estaba abajo del todo. Cualquiera vuelve otra vez a subir.- Me dice.

Aun se puede empeorar
Le explico mi idea de seguir un rato mas por una ruta menos cansina. Justo al lado del puente hay una pista.

-¿Vamos por ahí?. Propongo.
-Vamos.

La cosa empieza con una bajadita suave y un llaneo. Pero de pronto y sin previo aviso detrás de una curva aparece un rampón de cuidao. Por suerte el plato grande me cuesta mucho de entrar y me pilla con plato mediano, meto piñones y de pie logro llegar arriba. Detrás escucho varios “mecagosen…”, me giro y veo a Manolo subiendo a pie.

-¿No te ha dado tiempo a cambiar?.- Pregunto.
-Si, pero se me ha salido la cadena.

Llega arriba, coloca la cadena y seguimos. Llaneamos un tramo corto y llegamos a una nueva rampa, esta la vemos venir, lo que no la vemos es acabar. Aquí Manolo toma el mando de la situación y yo detrás subo un trozo como puedo, pero al final acabo a pie. Llego hasta donde se habia parado a esperarme.

-¿Que hacemos? ¿Seguimos?.- Me dice.
-No. No. Mejor nos volvemos estoy que no puedo con mi alma.

No querías caldo…
Bebo e intento recuperar el aliento antes de empezar la vuelta. Por suerte ahora es casi todo bajada. Deshacemos lo rodado y en una rampilla de nada me he de bajar. No puedo con mi alma pero de verdad.
Volvemos hacia Sant Celoni, voy sufriendo lo indecible.

-Necesito parar a tomar algo.- Le digo a Manolo.
-Ok. Vamos a ver que encontramos abierto.

El 3JJJ cerrado, seguimos tirando. Entramos por la plaza del ayuntamiento y el Diari de Sansa esta abierto.

-Aquí mismo.- Y me derrumbo sobre una de las sillas de la terraza.

El paron y la coca-cola me sentaron de narices y pude llegar a casa sin mas contratiempos.
Charli y Manz subieron sin contratiempos hasta Sant Marti de Montnegre, cogieron el desvío hacia Olzinelles y bajaron por el Mortirolo. En esos momentos eran mis héroes, un poco cabrones por meterme en ese berenjenal,
pero mis héroes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s