Gorilas en la niebla

Era se una vez que se era… Que tras una salidilla dominical en un caluroso día de agosto, una vez en el bar, sentados y rodeados de cervezas fresquitas…

-Podemos hacer una salida al Turó de l’Home.- Alguien sugirió.
Aclamaciones y aplausos.
-Por pista hasta el mirador y desde allí por carretera hasta arriba.- Se envalentonaba otra voz.
Mas aclamaciones, vítores y mas aplausos.
-Iremos el 18 de septiembre.- Sentenció una nueva voz.
¿Seguro?
Que si hombre que si!!!
Y así se quedó.
Evento en el facebook almorcista y ya veremos.
Y parece que la cosa gustó, el número de participantes rondaba los 10 o 12, Perolo nos vendría a grabar en vídeo, los pájaros cantaban, las flores recogían los rayos del sol y se achicharraban con el sol estival… Pero… Siempre hay un pero…

La previsión meteorológica… Ay!!! La previsión meteorológica… Que os voy a contar…
Toda la semana anterior de sol achicharrante y toda la semana posterior idem de idem. Pero para el domingo, para el jodido domingo 18 de septiembre daban lluvias, tormentas y todo lo mas malo que se les ocurrió.
Eso si, no contaban con mi astusia. Y si le da por llover no subimos y almorzamos mas cerca.

Así que el domingo a las 7:15… Que encima había que madrugar un poco mas… Como un Pepe en el garaje. Nada mas llegar Toni ya me espera. Comentamos lo chungo que pinta el día y que un Can Portet no desagrada a nadie.
Hace rasca y amenaza lluvia, me pongo en cortavientos y tiramos para el 3JJJ a ver quien es el valiente que se anima a venir.
Pasamos por casa de Charli y vemos luz en la ventana. Le toco al timbre y me dice que baja… ¿¿??
¿No has visto el día que hace?

Aún así los tres continuamos hasta el 3JJJ con pocas ganas y menos esperanzas.

Llegamos y… Ivan nos da alcance justo al llegar… JC está de cháchara con Diego y Perolo… César hace acto de presencia…
Pongo el pie en el suelo. Mientras saludo a los allí congregados aparece Manz, Tete, Antonio e Ivan (Otro Ivan que no solo va a haber un Ivan a esas horas despierto).
La leche!!! Salen de debajo de las piedras!!!
Diego viene vestido de calle, no puede venir y “solo” ha venido (Hay que tener huevos) a traernos algo de fruta para que comamos algo en la ascensión. Perolo trae a Ona (Su hija) como ayudante de cámara… De cámara de las de grabar… ¿Eh?

En total y si mis cuentas no fallan… 10 ciclistas, dos cámaras y el proveedor de alimentos.
Y todo esto a las 7:30 de la mañana… Si estaremos de colgaos!!!

Tras una breve, aunque ardua, conversación sobre lo que íbamos a hacer. César pedía hora para el almuerzo y así poder dormir un poco mas. Yo y alguno mas pedíamos ruta de nenazas y almuerzo de campeones. Pero JC puso los puntos sobre las íes y tol mundo parriba se ha dicho, cuando empiece a llover ya tomaremos decisiones.
Susordenes!!!

Nos despedimos de Diego y arreando. Callejeamos por Sant Celoni dirección Palau, entramos por el barri de la Serra y buscamos la pista de Mosqueroles. Por ahora todo es jolgorio y alegría. Al llegar a la primera subida el grupo coge forma, todos por delante y Toni, Ivan y yo, con la aparición estelar en algunos momentos del Ciclista Sexi para amenizar las subidas, cerrando la expedición.
Los “fuertes” del grupo optan por el desvío de la subida empedrada, los nenazas tiramos de pista ancha, hoy no es día para exhibiciones.
Llegamos hasta Santa Magdalena entre brumas donde, un poco mas adelante, Perolo nos espera haciendo algunas tomas. Parada para reagrupar y dejar de resoplar.

Cogemos la carretera hasta Mosqueroles y pasando por dentro del pueblo (No Casa Mariona. NOOO!!!) enganchamos la pista que sube hasta Can Riera de Ciuret.
Ivan tiene unos pequeños problemas con la cadena que Manz le ayuda a solucionar. Nos quedamos atrás el trío calavera Ivan, Toni y yo, que subimos a ritmo del que vaya mas lento… Eso es afán de superación.
La niebla se hace mas espesa según vamos subiendo.
Los de cola hacemos una paradinha técnica a media subida y para cuando llegamos a la carretera de Can Riera de Ciuret ya están todos hinchados de comer peras, malacatone, pratáno…
Perolo también está allí, entre las brumas, con sus cámaras.
Comemos algo de fruta y vuelta a los pedales que aún queda cacho.

Un pequeño tramo de carretera, donde el grupo se parte. Atrás los de siempre acompañados por Charli y Manz, por delante el resto.
Charli nos hace el chascarrillo de “café y cigarro muñeco de barro”, que no se a cuento de que venía. Manz no lo entiende y Charli le dice que eso es por la mañana recién levantado.
-Claro!!! Si me ocultas datos!!!- Le contesta Manz.

Entramos en la pista y el mini grupo de atrás también se hace añicos. Por suerte estamos lo bastante juntos para poder indicar el cruce a los de delante y a los… Y al de detrás…
Un par de rampas fuertes, donde Toni empieza a acusar el cansancio de todo un verano sin dar palo al agua, y salimos a las pista que nos ha de llevar hasta la carretera del mirador.

Ya casi estamos… Casi…

Tras unos primeros momentos de respiro y aprovechar el “descanso” de subir por esta pista, empieza el sufrimiento. El sufrimiento de una pista inacabable y sin fin. Manz hace rato que se ha ido por delante, Charli lo hace al salir a la pista ancha y el trío de cola aguantamos el tirón como podemos.
Toni viene hundido en la miseria, Ivan aguanta el tirón con estoicismo y yo empiezo a tener rampas en los cuadriceps (Que por suerte desaparecen al poco). Mantenemos el minigrupo hasta pasado l’estany d’en Viada donde decido buscar mi ritmo y me marcho algo por delante. Poco antes de llegar a la carretera hago una parada para avisarles de que estamos cerca, con la niebla que hay no los veo aunque oigo sus voces. Imaginando que andan cerca decido acabar de subir para encontrar a la avanzadilla del grupo.

Y por fin llego a la carretera donde nos esperan el resto del grupo junto a Perolo. Todo el mundo está con los cortavientos puestos o se afana en ponérselos. Algo de fruta y al poco llegan los dos últimos.
Con el día que hace y la niebla que hay descartamos el subir al Turó. Dudas sobre donde almorzar. Avet Blau o aprovechar la pista para bajar hasta Can Giró. Al final nos decidimos por l’Avet Blau.
Un último esfuerzo por la carretera hasta las antenas y por fin plácido y merecido descenso hasta el cruce con la carretera de Santa Fe. Otro último esfuerzo (Y van dos) para llegar a l’Avet Blau, donde rápidamente nos entablamos y damos rienda suelta a la sinhueso para contrastar las experiencias vividas hoy… Bueno… Hoy, ayer y siempre… Que semos asín…

Empezamos con unas botellas de agua para acallar la sed y poder bebernos el cava con tranquilidad y sin agobios. Cordero, butifarras, tortillas y… No se si algo mas, hoy la mesa era larga y no estaba en condiciones físicas, ni mentales para estar por todo.
No se si es por el esfuerzo, pero siempre que subimos hasta aquí el almuerzo me sabe a gloria bendita.
Un rato agradable que como siempre pasa volando.
Cafés y la dolorosa antes de volver a los pedales. Y al frío… No veas como se nota ahora que no hay esfuerzo.

Como se nos ha hecho tarde decidimos dejar de lado la vuelta por Riells y tirar de carretera.
César y Tete dicen de coger la pista de Can Pere Poc a media bajada para no hacer tanta carretera.
Que si, que si… Yo tengo claro que voy a bajar hasta Sant Celoni por carretera. Que digan lo que quieran.
Temblando arrancamos y al empezar a bajar y coger velocidad el frío se hace mas intenso. Y eso que llevaba el maillot de invierno y el cortavientos.
Unos primeros kilómetros agónicos e interminables y parece que poco a poco la temperatura va subiendo. Cuando llegamos al cruce de Fogars aún estoy frío, así que lo de la pista no me parece tan mala idea. Como nadie pone pegas tiramos todos por la pista, un par de subidillas suaves y mucha bajada… Solo faltaría…
Salimos a Campins y continuamos por pista hasta Sant Celoni, siempre bajando.
Una vez en el pueblo y viendo que ya pasan de la una decidimos tirar para casa.
Tete, Ivan y Antonio se marchan por un lado, JC por otro, César se va para su casa y el resto tenemos que cruzar Sant Celoni. Como siempre buscamos el camino mas fácil y llano.

Antes de dar por concluida la salida y tras el palizón de hoy vamos a por la merecida cervecita de los campeones.
Y, ahora si, damos por finalizada la salida.

Datos de la salida:

49.90km recorridos (Unos 27km para llegar a l’Avet Blau) en 3:51:18 de tiempo de bicicleta a una media de 12.94km/h.

Enlace al track de la ruta en Garmin Connect.

About these ads

4 pensamientos en “Gorilas en la niebla

    • Ya te dije que valía la pena. Y lastima de la niebla si no hubieras disfrutado de las vistas también. Ahora cuando veas el Montseny lo verás de otra manera y pensarás “Yo he subido hasta ahí”.

      Nos vemos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s